Síntomas de la depresión: causas y tratamiento de la enfermedad

La depresión sigue siendo una gran desconocida.
La depresión sigue siendo una gran desconocida.
Freepik
La depresión sigue siendo una gran desconocida.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión es una enfermedad que afecta al 3,8% de la población, lo que supone que a escala global cerca de 280 millones de personas padecen este trastorno que repercute directamente en la vida cotidiana. Además, puede llegar a ser realmente grave y "en el peor de los casos puede llevar al suicidio", añade la OMS. Un problema de salud pública, ya que "cada año se suicidan más de 700.000 personas". 

Muchas personas que padecen depresión siguen sin recibir un diagnóstico y, consecuentemente, un tratamiento. Por eso, actuar ante los primeros signos de alerta es fundamental para evitar un trastorno más grave.

También llamada depresión clínica o trastorno depresivo mayor, esta enfermedad afecta al pensamiento y al comportamiento, y derivar en problemas físicos y emocionales que dificulten la realización de actividades cotidianas. "Puede causar síntomas más graves que controlar cómo se siente, piensa y coordinar actividades como dormir, comer o trabajar", explican desde el National Institute of Mental Health. 

Primeras señales de alerta de la depresión

En muchas ocasiones podemos sentirnos decaídos, pero la depresión es mucho más que esto. "No es una debilidad y uno no puede recuperarse de la noche a la mañana de manera sencilla, porque puede requerir tratamiento a largo plazo", añaden los especialistas de Mayo Clinic.

La tristeza, frustración o la sensación de vacío pueden llegar a ser emociones puntuales, pero cuando se trata de algo que interfiere en nuestro día a día es necesario prestar atención. Según la Sociedad Española de Psiquiatría, para hablar de depresión o de riesgo hay que saber identificar los siguientes síntomas:

  • Sensación de infelicidad la mayor parte del tiempo.
  • No disfrutar con ninguna actividad.
  • Nerviosismo.
  • Ansiedad.
  • Irritabilidad.
  • Padecer insomnio.
  • Pérdida del apetito y de peso.
  • Pérdida de confianza en uno mismo.
  • Cansancio sin motivos aparentes.
  • Conductas de evitación social.
  • Pensamientos suicidas.
  • Dolores físicos, como dolor muscular, de cuello, de espalda o de cabeza.

Como destaca la OMS, la persona puede presentar varios síntomas, entre los que se incluirían también "la dificultad de concentración, el sentimiento de culpa excesiva o de autoestima baja, la falta de esperanza en el futuro, pensamientos de muerte, alteraciones del sueño, cambios en el peso y falta de energía". 

La importancia de actuar

La depresión puede afectar de forma diferente a cada persona y según su edad. En cualquier caso, es necesario actuar lo más pronto posible y no restar importancia a ninguno de estos síntomas.

El tratamiento debe ser individualizado, pero generalmente incluye psicoterapia, fármacos o un tratamiento combinado. "En casos más leves de depresión, el tratamiento puede empezar solo con psicoterapia y se añaden medicamentos si la persona continúa teniendo síntomas", añaden desde el National Institute of Mental Health.

Así, existen tratamientos como la activación conductual y la terapia cognitiva conductual que pueden ser realmente beneficiosos en este proceso. La psicoterapia es muy útil en caso de depresiones leves y moderadas, pues ayuda a enfrentarnos a los pensamientos negativos, a conocernos a nosotros mismos, a afrontar ciertos problemas y a manejar la ansiedad y el estrés.

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento