¿Se puede evitar la resaca bebiendo agua?

Aunque puede ayudarte a que tengas más sueño, también puede provocar sueños más agitados, sed e incluso una buena resaca al día siguiente si has consumido en exceso. Antes de dormir, mejor limitarlo al máximo.
El alcohol no produce una deshidratación significativa, sino metabolitos tóxicos.
Pixabay/Pexels
Aunque puede ayudarte a que tengas más sueño, también puede provocar sueños más agitados, sed e incluso una buena resaca al día siguiente si has consumido en exceso. Antes de dormir, mejor limitarlo al máximo.

Cualquier consumo de alcohol implica riesgos para la salud, por lo que lo más recomendable siempre es evitarlo o al menos usarlo de manera moderada. Sin embargo, en ciertas ocasiones y por el papel social que cumple esta sustancia en nuestras culturas, para algunas personas puede ser complicado no beber en exceso. Si este es el caso, es muy probable padecer al día siguiente lo que conocemos como resaca.

Técnicamente, la resaca es un conjunto de síntomas que aparecen después de un consumo excesivo de alcohol. Esto incluye algunas molestias como dolor de cabeza, cansancio, debilidad, sed, náuseas, sudor, presión arterial alta, sensibilidad a la luz y el sonido e irritabilidad.

Una hipótesis errónea

Existe la creencia extendida de que beber agua abundante mientras se está consumiendo el alcohol o después de consumirlo ayuda a prevenir la resaca. La realidad es que hay algo de verdad en esta idea, pero tampoco se trata de un remedio infalible.

El principio por el que este método funcionaría supone que los síntomas de la resaca se deberían en gran parte a la deshidratación producida por el alcohol (está demostrado que el cuerpo elimina más agua al consumir alcohol), con lo que hidratarse los evitaría. 

No obstante, esta teoría obvia el hecho de que las bebidas alcohólicas también contienen cantidades significativas de agua, con lo que al final el beber alcohol no produce una deshidratación relevante a nivel clínico. Los síntomas de la resaca, por lo tanto, tienen otra naturaleza.

Cómo puede ayudar el agua

De hecho, las molestias que experimentamos tras un consumo excesivo de alcohol se deben a los metabolitos (subproductos) que nuestro organismo genera al procesar el alcohol, que son tóxicos para varios tejidos.

Lo que sí que es cierto es que añadir el consumo de agua al de alcohol estimula la excreción, el proceso por el que entre otras cosas nuestro cuerpo elimina tanto el exceso de agua como las toxinas. Es decir, que aunque no evita la producción de metabolitos tóxicos ni soluciona una teórica deshidratación que en realidad no es significativa, sí que ayuda al organismo a expulsar más rápido esos metabolitos.

Esto no significa que beber agua sea una solución mágica a la resaca; al fin y al cabo, esas sustancias tóxicas siguen estando presentes y dañando los tejidos. Simplemente, ayuda a mitigar en parte sus molestias. Si lo que queremos es evitar completamente padecer resaca, a día de hoy la única solución que conocemos es moderar o evitar el consumo de alcohol.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento