Logo del sitio

Qué es la reproducción asistida: en qué consiste, tipos y precios

Mujer embarazada
Mujer embarazada mediante una técnica de reproducción asistida.
PIXABAY

La reproducción asistida hace referencia al conjunto de métodos y tratamientos médicos para facilitar el embarazo cuando no es posible de forma natural por determinados motivos y problemas de fertilidad. En este sentido, estas técnicas sustituyen el proceso natural de la reproducción actuando en cualquiera de las partes de este proceso, como en el crecimiento de los óvulos, en la ovulación, en el transporte de los gametos o en la fecundación. 

Como detallan desde el portal especializado Reproducción Asistida ORG, los profesionales sanitarios disponen de técnicas como la inseminación artificial, la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) o el cultivo de embriones para llevar a cabo este proceso.

¿Cuáles son las técnicas más utilizadas?

Las técnicas más utilizadas tras el avance de los métodos científicos son la inseminación artificial y la fecundación in vitro (FIV), aunque la elección del tipo de técnica dependerá de la causa que motive la infertilidad o la imposibilidad de la reproducción natural y de la recomendación de los profesionales sanitarios. 

"En primer lugar, siempre se intentará utilizar el método más sencillo y menos invasivo. En caso de que haya una causa de infertilidad grave o de que no se logre el embarazo tras varios intentos, el médico especialista recomendará una técnica reproductiva más compleja", detallan. 

Por tanto, la inseminación artificial es el tratamiento menos invasivo y menos complejo que consiste en "introducir los espermatozoides en el tracto genital femenino, generalmente en el útero, para que pueda producirse la fecundación en las trompas de Falopio". 

El objetivo de esta técnica es "respetar al máximo el entorno natural de los gametos, propiciando de esta forma la fecundación", detallan desde las Clínicas IVI. Sin embargo, al ser un tratamiento de baja complejidad, "ofrece tasas de embarazo inferiores a otros tratamientos de reproducción asistida, pero superiores a las de una relación sexual". 

Por otro lado, la fecundación in vitro es la técnica de reproducción asistida basada en la unión del óvulo con el espermatozoide en laboratorio para el desarrollo de un embrión. Después se transferiría al útero de la mujer, pero es una técnica realmente compleja.

"Para llevar a cabo este procedimiento es necesario estimular hormonalmente a la paciente de manera controlada y obtener sus óvulos, que luego son fecundados in vitro en el laboratorio, donde se cultivan durante unos días", detallan en las Clínicas IVI. Así, uno de esos embriones se transfiere de vuelta al útero y se criopreservan los restantes.

Al ser un método bastante más complejo y costoso que el anterior, se recomienda en mujeres con varias inseminaciones artificiales sin éxito, con endometriosis severa y avanzada, en mujeres con edad avanzada y óvulos de baja calidad, o en aquellas con lesiones en las trompas.

¿El tratamiento entra dentro del sistema público de salud?

En el caso de España, los tratamientos de fertilidad están disponibles en la Seguridad Social de forma gratuita, pero con determinadas condiciones y excepciones. Generalmente, la mujer debe tener una edad inferior a 40 años y el hombre de 55 años para poder comenzar un tratamiento en el sistema público sanitario. El principal obstáculo en la Seguridad Social es la lista de espera, ya que generalmente es superior a un año.

El pasado mes de noviembre de 2021 se modificaba la normativa sanitaria en relación con la reproducción asistida, que a partir de ahora permitirá que las mujeres sin pareja, lesbianas y trans puedan optar a este tipo de tratamientos a través de la sanidad pública.

La Orden SND/1215/2021, de 5 de noviembre, tiene como objetivo proporcionar seguridad jurídica y la equidad en el acceso a dichas técnicas por parte de los diferentes colectivos de mujeres. De esta manera, podrán optar a tratamientos de reproducción asistida en la Seguridad Social las personas sometidas a un estudio de esterilidad que tengan una afección documentada en la capacidad reproductiva o tras "la ausencia de consecución de embarazo tras un mínimo de 12 meses de relaciones sexuales". 

Asimismo, otro de los requisitos contemplados es que las mujeres deberán ser mayores de 18 años y menores de 40 años y los hombres mayores de 18 años y menores de 55 años en el momento del inicio del estudio. 

El máximo de intentos o ciclos a los que se podrá acceder serán tres, aunque es un límite que "podrá reducirse en función del pronóstico, y en particular de los tratamientos previos". En todo caso, los requisitos y el número de intentos pueden variar entre comunidades autónomas.

Respecto al coste de los tratamientos de reproducción asistida en clínicas privadas, generalmente varían dependiendo de la técnica. El tratamiento con inseminación artificial tiene un precio aproximado de 700 a 1.700 euros, según el portal Reproducción Asistida ORG, mientras que la fecundación in vitro es más costosa y puede alcanzar los 5.500 euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento