Dilatación del bazo, problemas de audición y otros riesgos de contraer toxoplasmosis durante el embarazo

Sanidad prioriza la vacunación de mujeres embarazadas para que lleguen imnunizadas al final del segundo trimestre
Los bebés y las personas con el sistema inmunitario debilitado son los grupos más vulnerables a contraer esta enfermedad. 
20M EP

Se conoce como toxoplasmosis a la enfermedad provocada por el parásito Toxoplasma gondii, y la forma más habitual de contraer esta enfermedad es comer carne contaminada sin cocinar o poco cocinada. 

Además de en la carne en mal estado, el parásito Toxoplasma gondii se puede encontrar en heces contaminadas de animales y se transfiere de madres a hijos durante la gestación. 

Aunque existen personas que no presentan síntomas ante esta enfermedad, los indicios más comunes son dolor de cabeza y ganglios inflamados, fiebre, fatiga o dolor de cuerpo. 

¿A quién afecta la toxoplasmosis?

Esta enfermedad provocada por el parásito Toxoplasma gondii afecta principalmente a las personas con el sistema inmunitario debilitado. Un ejemplo de ello son los pacientes que se encuentran en un tratamiento de quimioterapia, aquellos que se han sometido a un trasplante de órganos recientemente, o quienes padecen VIH

El otro gran grupo de riesgo de esta enfermedad son los bebés, por lo que evitar el contagio de la madre durante la gestación es fundamental para la salud del feto. El tercer trimestre del embarazo es el momento más peligroso para el bebé en el caso de la madre contraiga toxoplasmosis, mientras que en el primer trimestre es en el que es menos probable que el feto se contagie. 

¿Cómo puede afectar la toxoplasmosis al bebé?

En los casos más graves, la toxoplasmosis durante el embarazado puede terminar en aborto prematuro o muerte fetal, por lo que es muy importante evitar el contagio de la madre gestante. 

Los bebés que nacen contagiados de toxoplasmosis en la mayoría de casos no presentan síntomas a simple vista, aunque pueden terminar desarrollando discapacidad mental o problemas de audición. 

Otros de los síntomas de la toxoplasmosis en los recién nacidos es la ictericia, que consiste en el color amarillento de la piel y el blanco de los ojos, convulsiones, infecciones en los ojos o nacer con el hígado o el bazo dilatado. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento