Cómo cuidar nuestra piel, tanto por dentro como por fuera, antes de exponernos al sol

Para que la piel no sufra, es muy importante cuidarla.
Para que la piel no sufra, es muy importante cuidarla.
PEXELS

El sol es necesario para la vida y tiene efectos beneficiosos para el organismo, como la producción de vitamina D, que ayuda a absorber el calcio, además de tener un poder antidepresivo con el que aumenta la serotonina (la hormona de la felicidad) hasta 8 veces.

Sin embargo, los efectos nocivos de la radiación solar son evidentes. Una de las cosas que más preocupan es el cáncer de piel, del que cada 4 minutos muere una persona en el mundo. En España se diagnostican más de 5000 casos, se producen en torno a 900 muertes anuales, además se detectan cada año unos 71.000 casos de cáncer de piel no melanoma.

Y es que los efectos nocivos derivados de la radiación solar en la piel están directamente relacionados con la aceleración del envejecimiento que se aprecia a nivel superficial en la epidermis (manchas, arrugas…) y más profundamente en la dermis, donde el colágeno y la elastina, responsables de la firmeza y la elasticidad de la piel, se ven directamente afectados por la incidencia del sol. Por ello, la piel fotoenvejecida presenta arrugas más profundas y manchas más visibles.

Cuidar la piel por fuera

Para prevenir esto, es imprescindible cuidarnos con protectores solares durante todo el año, con más hincapié durante el verano, ya que es cuando nuestra piel está más expuesta a los rayos UVA y UVB.

Una buena opción es la crema facial Prototype 50+ de Olyan Farma (22,95 €), que posee el novedoso activo Uniprotect PT-3 que proporciona 24 horas de hidratación y confort. Además, está especialmente indicado para pieles sensibles, dañadas por quemaduras solares, térmicas o químicas, cirugías menores o tratamientos estéticos como láser, peeling, depilación, y en pieles sometidas a exposiciones prolongadas al sol.

Además, es water resistant, se absorbe con rapidez, no deja residuo graso, sin efecto de máscara blanca y, además gracias a su galénica no irrita los ojos, lo que lo convierte en el protector solar idóneo para la práctica de deportes acuáticos y al aire libre.

Nuestro cuero cabelludo es otro de los grandes olvidados, pero una vez nos lo quemas, es un recuerdo que jamás se irá de nuestra mente. Como es mejor prevenir que curar, lo mejor que podemos hacer es ponernos un sombrero o una gorra en las horas que más incide el sol sobre nuestra cabeza. Además, de esta manera, también ayudamos a prevenir las insolaciones.

Si no nos gusta llevar este tipo de accesorios, también existen cremas que nos ayudan a proteger esta parte tan sensible de nuestra anatomía. Una de ellas es el Fotoprotector Fusion Gel SPORT SPF 50+ de Isdin (22,95 €). Aunque se trata de un fotoprotector para todo el cuerpo, también puede utilizarse en el cuero cabelludo. Está libre de aceites, tiene un efecto refrescante inmediato, ayuda a equilibrar la temperatura corporal durante el ejercicio, es muy resistente al agua y resistente al sudor.

Después de la exposición solar (y para prepararnos para el próximo) es ideal hidratar nuestra piel, mucho mejor si es con un aftersun que contenga aloe vera. Entre ellos destaca el Gel dermatológico Aloe Vera Ecológico Certificado de Saluvital (9,50 €).

Este gel de aloe vera natural al 99% es apto para todo tipo de pieles, incluso las más delicadas como la de los niños y bebés. Está dermatológicamente testado y es apto para veganos. 

Por sus propiedades naturales (99% origen natural), está indicado para el cuidado de la piel y para mantener la hidratación, previniendo la sequedad cutánea e irritaciones y sus consiguientes molestias. Por eso es el producto perfecto para utilizar tras las exposiciones solares, post-depilación, para después del afeitado, etc. Además, posee acciones refrescantes y antiinflamatorias en la piel.

Gel dermatológico Aloe Vera Ecológico Certificado.
Gel dermatológico Aloe Vera Ecológico Certificado.
SALUVITAL

Protegernos por dentro

La combinación de cosmética y nutricosmética es una tendencia en auge en Estados Unidos y en Japón, países donde es todo un boom. Aunque en España no llega a estar en todos los supermercados y formar parte de la vida cotidiana al nivel de esos países, tratar la belleza y la salud de la piel desde un punto de vista holístico es una corriente en ascenso.

Según estudios realizados en el departamento de alimentación y nutrición de la Universidad Sugiyama Jogakuen (Japón) se demuestra que una dieta rica en tocotrienoles puede proteger la piel contra los daños inducidos por la radiación UV.

La piel puede distinguir entre tocotrienoles y tocoferoles (vitamina E) y conserva preferentemente los primeros, ya que pueden atravesar fácilmente las membranas. Los humanos, al contrario que las plantas y algunas algas marinas, no pueden sintetizar los tocotrienoles y los tocoferoles, por lo que tienen que conseguirlos a través de la dieta.

De esta forma, el laboratorio Olyan farma, experto en el cuidado de la piel, teniendo en cuenta las investigaciones realizadas en Japón, que arrojan importantes resultados sobre la importancia de la vitamina E en la dieta humana, lanza VITAMONO EF cápsulas (26,50 €), un nutricosmético antioxidante único que protege las células de la oxidación, el envejecimiento y la radiación UV (sin ser nunca un sustitutivo de la protección solar) y cuyo contenido en tocotrienoles se encuentra en mayor concentración que de tocoferoles.

Además, esta completa fórmula ayuda a mantener la hidratación de la piel y su elasticidad, evitando la sequedad y protegiéndola del estrés oxidativo inducido por agentes exógenos (UVA y UVB, ataques de agentes químicos, el aire y la contaminación).

También ayuda a tratar el eritema, la dermatitis causada por la exposición solar, la radiodermatitis, tratamientos post láser y post peeling, xerosis y rojeces de la piel, incluso en pacientes con acné.

Además, según Iván Lorenzo, asesor científico de Olyan farma, “Vitamono EF es un estabilizador de la piel y las mucosas. Cuando sufren inflamación, o la piel se ve alterada por el estrés oxidativo debido a la acción de los Rayos UVA, protege al fibroblasto y alarga la vida celular, mejorando la eficacia al tener una rápida biodisponibilidad a nivel cutáneo. También genera un reservorio a nivel intracelular, por lo que protegerá la piel del fotoenvejecimiento y la mantendrá estable a largo plazo, alargando los periodos inter-brotes en patologías como la rosácea, la psoriasis o la dermatitis atópica, convirtiendo así a los tocotrienoles en la super vitamina E del siglo XXI”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento