La lengua materna influye en la estructura cerebral, según un estudio

El idioma que aprendemos de niños puede influenciar el desarrollo cerebral.
El idioma que aprendemos de niños puede influenciar el desarrollo cerebral.
Getty Images/iStockphoto
El idioma que aprendemos de niños puede influenciar el desarrollo cerebral.

El lenguaje nativo de una persona puede influir de manera significativa en cómo piensa. Esta idea, que ya estaba presente desde hace tiempo en campos como la filosofía o los estudios lingüísticos, acaba de encontrar una confirmación en el ámbito de la neurología.

Cambios estructurales en el cerebro

Existen varios ejemplos que se venían planteando sobre la manera en la que la lengua que hablamos puede tener un impacto a nivel cognitivo. Así, uno clásico es el que contrapone los términos 'ser' y 'estar' presentes en la lengua española con las lenguas que sólo usan una palabra para referirse indistintamente a ambos conceptos. Algunos estudios, por otra parte, se habían fijado en las diferentes palabras empleadas para hacer referencia a las direcciones en diferentes idiomas nativos y su relación con el sentido de la orientación que tienen los individuos.

Ahora, un reciente estudio publicado en el medio especializado NeuroImage ha encontrado evidencias de diferencias en los circuitos del área del cerebro encargada del procesamiento del lenguaje entre hablantes nativos de árabe y alemán.

Esto sugiere que aprender un determinado idioma durante la infancia podría llevar a cambios estructurales en el cerebro, potencialmente explicando las diferencias en la función cognitiva entre individuos que hablan diferentes lenguas como primer idioma.

Conexiones entre hemisferios

En este trabajo, los autores emplean técnicas de imagen (concretamente, de resonancia magnética) sobre participantes hablantes de alemán y de árabe. Este método reveló una serie de diferencias notables: por ejemplo, los hablantes de alemán mostraban conexiones más robustas entre las regiones cerebrales implicadas en el procesamiento dentro de cada hemisferio que los hablantes de árabe.

Por el contrario, las conexiones cerebrales entre áreas del lenguaje en hemisferios diferentes eran más fuertes en los hablantes de árabe, algo que los investigadores creen que podría deberse a la complejidad semántica del árabe y al sistema de escritura de derecha a izquierda.

De manera similar, en los germanoparlantes las conexiones eran más fuertes en las áreas encargadas del procesamiento sintáctico ('estructura' del lenguaje), mientras que en los que tenían el árabe como lengua nativa eran más robustas en las zonas del procesamiento semántico ('significados' del lenguaje).

Según estos autores, "Este estudio apoya de manera relevante la importancia del entorno y del lenguaje materno en el desarrollo del cerebro y en particular en la forma de las conexiones con influencia directa en el procesamiento cognitivo en el cerebro. Esto podría apuntar en dirección a que la personalidad individual no está 'pre-programada' en nuestro cerebro, sino que es el resultado de las experiencias a lo largo de toda la vida. Además, añaden, puede ofrecer las claves para personalizar tratamientos para personas con enfermedades neurológicas.

Referencias

Xuehu Wei, Helyne Adamson, Matthias Schwendemann, Tomás Goucha, Angela D. Friederici, Alfred Anwander. Native language differences in the structural connectome of the human brain. NeuroImage (2023). DOI: https://doi.org/10.1016/j.neuroimage.2023.119955

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento