Por qué tres cadenas de farmacias de EEUU han sido encontradas culpables de alimentar la crisis de los opioides

Los opioides han matado a más de medio millón de personas en Estados Unidos en los últimos 20 años.
Los opioides han matado a más de medio millón de personas en Estados Unidos en los últimos 20 años.
UNSPLASH

Estados Unidos ha visto en las últimas décadas el avance en su seno de una tragedia insidiosa. Y es que, desde los años noventa hasta ahora, el aumento de adictos a las drogas opioides (emparentadas, por ejemplo, con la heroína o el opio) se ha multiplicado, en paralelo a las muertes por sobredosis.

Para ponernos en contexto, en los últimos 20 años ha perdido la vida más de medio millón de personas en el país norteamericano por este motivo. Y la cifra crece: en 2021, según los datos que maneja el propio gobierno del país, siguen falleciendo por sobredosis de opioides más de 90 norteamericanos; entre abril de 2020 y el mismo mes de este año, los muertos fueron 100.000.

Y quizás, lo más doloroso, es que la mayoría de quienes componen esta terrible estadística consumían, o comenzaron a consumir, estas sustancias buscando aliviar un dolor y sin conocer los riesgos reales. 

Ahora, tres cadenas de farmacias, entre las tres más grandes del país, han sido encontradas responsables de alimentar esta crisis. Para la sociedad estadounidense, se trata de una victoria pequeña a nivel judicial, pero grande por lo que significa y sobre todo por el precedente que sienta y las consecuencias que podría tener.

CVS, Walmart y Walgreens

Las tres compañías en cuestión son Walmart, Walgreens y CVS. Según ha concluido el jurado popular, las tres causaron un perjuicio público en los condados de Lake y Trumbull, en el estado de Ohio, al ignorar deliberadamente el exceso de oferta y de prescripción de medicamentos opioides y dispensar grandes cantidades de ellos, muchos de los cuales terminaban en el mercado negro.

Este resultado es el primero que señala a la parte minorista en la cadena de producción, prescripción y distribución de los opioides, y es relevante porque son muchas las compañías, incluyendo las protagonistas de este juicio, que afrontan cientos de demandas similares por todo el país. Si, basándose en este precedente, estos procedimientos prosperan, las empresas podrían enfrentarse a indemnizaciones por millardos de dólares.

Con todo, habrá que esperar para conocer el verdadero resultado. Aún cabe apelación a este veredicto, y ya ha habido demandas basadas en los mismos preceptos legales en Oklahoma y California que no han prosperado.

Mirar para otro lado

El argumento que sustenta esta sentencia es que las compañías en cuestión tenían que ser, necesariamente, conscientes de las grandes cantidades de medicamentos opioides, altamente adictivos y con gran peligro de sobredosis, que estaban recibiendo y dispensando, pero no actuaron para evitar un 'perjuicio público', como dicta la ley federal.

Por su parte, las compañías defienden que solo vendían los medicamentos, que incluyen el mortal y muy potente fentanilo, bajo prescripción de profesionales con licencia para expedirlas.

Por tanto, se trata de un esfuerzo por atribuir responsabilidades por toda la cadena de fabricación y suministro, lo que incluye a compañías farmacéuticas, médicos y minoristas.

Algunos fabricantes, de hecho, ya han sido condenados. Purdue Pharma, por ejemplo, debe hacer frente al pago de 12.000 millones de dólares por la venta indiscriminada del medicamento OxyContin, que contiene oxicodona, lo que ha llevado a la empresa a declararse en bancarrota. Paralelamente, la Fiscalía de Nueva York ha acusado a los propietarios, la familia Sackler, de sacar dinero de Estados Unidos para llevarlo a Suiza.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento