Fumando
Una mujer enciende un cigarrillo junto a otras personas. Archivo

El hábito tabáquico puede adelantar la menopausia entre 4 y 5 años, lo que a su vez repercute negativamente sobre el riesgo de padecer osteoporosis. Lo aseguran los especialistas reunidos en la octava edición del Curso de Formación Continuada en Climaterio y Menopausia, organizado por a Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM).

Fumar provoca arteriosclerosis, lo que aumenta el riesgo de sequedad vaginal y atrofia genital"Fumar provoca arteriosclerosis, lo que, como explica el ginecólogo del Hospital de Cruces y coordinador de la formación, José Luis Neyro, "conlleva una disminución del flujo sanguíneo, que en la mujer aumenta el riesgo de sequedad vaginal y atrofia genital".

Además, a los efectos negativos del tabaco sobre la salud de la mujer se suma el riesgo de padecer cáncer de cuello, que según diferentes estudios epidemiológicos es "2,5 veces superior" en la mujer fumadora que en la no fumadora.

La necesidad de hacerse citologías

Por otro lado, otro de los temas tratados en el curso es que en España existe un alto porcentaje de mujeres que nunca se ha realizado una citología. De hecho, se estima que el 95 por ciento de las mujeres que sufren cáncer de cérvix nunca se ha hecho una citología.

"Este es un dato alarmante y ante el que debe plantearse la necesidad de establecer, como ya se ha hecho en otros países de nuestro entorno geográfico, un cribado poblacional al igual que ya se está haciendo con excelentes resultados en cáncer de mama en nuestro país", advierte Neyro, quien asegura que esta prueba es el "patrón de oro" en la detección de este tipo de cáncer.

En los últimos años el cambio en los hábitos sexuales de las españolas ha favorecido su expansión. El doctor Neyro destaca que, al adelantarse la edad de las primeras relaciones sexuales (de los 22 a los 18 años), el número de compañeros sexuales de media a lo largo de su vida ha aumentado.