La dieta mediterránea ayuda al corazón pero no al bolsillo

  • Estudiaron a 11.000 licenciados españoles durante 10 años.
  • Los que seguían la dieta más sana gastaban más dinero en comida.
  • Los que gastaban más en comida, ganaron más peso.
Rica en pescado, aceite de oliva, legumbres, frutas y verduras.
Rica en pescado, aceite de oliva, legumbres, frutas y verduras.

Hacer una dieta mediterránea rica en pescado, aceite de oliva, legumbres, frutas y verduras puede que fortalezca el corazón, pero el coste obliga a apretarse el cinturón y puede disuadir a la gente de comer sano, según investigadores españoles.

Un estudio llevado a cabo por el departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra observó los costes de las dietas mediterránea y occidental en más de 11.000 licenciados universitarios españoles con un nivel de ingresos parecidos.

Todos tomaron parte en un estudio a largo plazo lanzado en 1999 para determinar la relación entre dieta, coste de la comida y obesidad.

El análisis, publicado en el Journal of Epidemiology and Community Health, reveló que cuanto más se aficionaba la gente a una dieta sana mediterránea, más dinero gastaban cada día.

En comparación, cuanto más seguían una dieta "occidental" - con altas cantidades de grasas saturadas, azúcar y carne roja - menos dinero gastaban diariamente en comida.

"Estoy segura de que el mismo estudio llevado a cabo en Estados Unidos obtendría los mismos resultados o incluso mayores diferencias entre los costes de los diferentes modelos", dijo la investigadora Maira Bes-Rastrollo.

Esta "barrera económica" debería tenerse en cuenta a la hora de recomendar a la población seguir una dieta sana, "porque el coste puede ser un factor prohibitivo", añadió.

Los investigadores también vieron que el 31% de los sujetos estudiados habían ganado peso a lo largo del proceso, alrededor de medio kilo cada año. La gente que gastaba más en comida era más propensa a ganar peso, fuera cual fuera el modelo que hubiesen seguido.

Aquellos con mayores gastos en comida tendían a ser más mayores, a haber dejado el tabaco, a beber más zumos cargados de calorías, refrescos y alcohol, y generalmente pesaban más para empezar, lo que sugiere que tenían más posibilidades de ganar peso dado el tipo de vida o factores genéticos, dijeron los investigadores.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento