Logo del sitio

Ingredientes básicos, nutrientes y preparación: todo lo que necesitas saber de la salsa César

La sala César tiene su origen en Tijuana, México, a principios del siglo XX.
La sala César tiene su origen en Tijuana, México, a principios del siglo XX.
©GTRESONLINE

Nos encanta salir a comer fuera, pedirnos una 'ensaladita ligera' y acabar aliñándola con bien de salsa César. Y no es para menos, esta salsa que tiene su origen en la Tijuana de 1924 nos tiene conquistados. 

Debemos su creación al chef italiano Caesar Cardini, que, según cuenta la historia, creó esta salsa casi por casualidad cuando un gran grupo de comensales acudieron a su restaurante y el chef no tenía provisiones suficientes para darles de comer. Cardini capeó la situación creando una ensalada con las sobras del día anterior añandiéndole una salsa que, una década más tarde acabó comercializando bajo el nombre de 'Cardini’s Original Caesar Dressing Mix'.

Salsa César sí o salsa César no

Nos encantan las salsas, aunque sean una de las delicias de la gastronomía que se convierten en pecado. Y puestos a pecar, mejor escoger la más saludable de las opciones, que suele coincidir con la que preparamos en casa nosotros mismos. 

Por cada 100 gramos de salsa César, estamos ingiriendo aproximadamente 340 kcal. De estos 100 gramos, 35g son grasas, 5,3g son hidratos de carbono, y tan solo 1,3g son proteínas. 

Dicho de otra manera, el 84,1% son grasas, el 12,7% hidratos, y el 3,1% proteínas, lo cual nos revela que, por muy deliciosa que nos parezca, la salsa César es uno de esos alimentos que no debemos ingerir a diario. 

Mostaza, zumo de limón... ¡y anchoas!

Al tener un aspecto similar a la mayonesa, es fácil adivinar muchos de los ingredientes de esta deliciosa salsa. Seguro que no te sorprende si te decimos que lleva huevos, aceite o pimienta, pero ¿imaginabas que llevaba anchoas?

Para conseguir un sabor delicioso, hay que arriesgar. Y justo eso es lo que hizo el chef Cardini con aquella primera versión de esta salsa que lleva su nombre. Para preparar necesitamos: ajos, yemas de huevo, mostaza, aceite, zumo de limón, pimienta negra, queso parmesano y anchoas

Y una vez listos los ingredientes, nos ponemos manos a la obra para preparar una deliciosa salsa César casera. 

Preparación

Entre comprar o preparar, aunque nos de un poquito de pereza, siempre preparar. Por ello, una vez que nos hemos hecho con todos los ingredientes necesarios, solo hay que seguir estos sencillos pasos para elaborar tu mejor versión de esta salsa mundialmente conocida: 

  1. Bate las yemas de huevo junto con la mostaza y el zumo de limón hasta que los tres ingredientes queden bien mezclados.
  2. Corta los dientes de ajo y las anchoas en trozos muy pequeños hasta crear una masa uniforme 
  3. Añade la masa de anchoas y ajos a la mezcla de yemas, mostaza y y zumo de limón, sin parar de remover. 
  4. Al igual que si de una mayonesa se tratase, sin dejar de remover para que no se corte, vierte con un hilito fino el aceite, hasta que quede una textura al gusto. 
Mostrar comentarios

Códigos Descuento