¿Es posible ayudar a nuestra pareja a gestionar su miedo al compromiso?

  • Haber sufrido una gran decepción en una relación anterior o el miedo al fracaso puede provocar esta huída. 
  • Cuando se reconoce el miedo al compromiso pero hay intención de superarlo, apoyarse en la pareja y ser sincero con ella genera su comprensión y empatía.
Pareja
La incertidumbre sobre si hemos elegido bien y el temor a que nos hagan daño son las causas más frecuentes del miedo al compromiso.
GTRESONLINE

En 2018 una encuesta realizada por la compañía eHarmony determinó que las tres principales causas por las que los jóvenes tienen miedo al compromiso son la incertidumbre sobre si la persona con la que salen es la adecuada (el 39%), el miedo a que le hagan daño de nuevo tras una ruptura traumática anterior (38%) y una falta de confianza en su propia capacidad para llevar la relación a buen puerto (35%).

Obviamente, el miedo al compromiso o filofobia puede acompañarnos a cualquier edad, no solo durante la juventud, y manifestarse por múltiples razones. Los expertos señalan que las principales pueden encontrarse en:

- Traumas originados por relaciones pasadas. Una de las causas más habituales. Muchas veces haber sufrido mucho en una relación anterior provoca un bloqueo ante las siguientes para no implicarse emocionalmente de la misma manera ni volver a pasar, en el caso de ruptura, por un dolor similar.

- Poca madurez emocional. Los especialistas también consideran que vivir una ‘eterna adolescencia’ es una de las razones más frecuentes del miedo al compromiso. Esa adolescencia alargada más de lo que corresponde en el tiempo - que en muchos casos puede superar con creces la treintena- es lo que hace que muchas personas sean incapaces de pasar a la siguiente etapa, que prima el amor maduro frente al enamoramiento.

- Síndrome de Peter Pan. Numerosas personas que muestran temor al compromiso se caracterizan por su independencia, por su carácter perfeccionista y exigencia consigo mismo pero también por su negativa casi obsesiva a asumir las responsabilidades de la edad adulta. Algo que se denomina popularmente como ‘síndrome de Peter Pan’.

- Por supuesto, muchos de estos miedos tienen también su origen en las relaciones paterno-filiales. Si uno no ha contado con ese apego desde pequeño es posible que desarrolle una menor inteligencia emocional y le cueste más gestionar sus emociones y sentimientos. 

En líneas generales, una persona con fobia al compromiso se va a caracterizar también en mayor o menor medida por su miedo a perder la libertad, su carácter independiente, su tendencia al enamoramiento y su sensación de pérdida de interés en la relación cuando esta etapa se acaba o pide paso una nueva fase, su temor a sentirse vulnerables y salir de la llamada ‘zona de confort’, el miedo a tener dependencia emocional de otra persona para sentirse bien y, por supuesto, el miedo al fracaso de la relación.

Dicho esto, ¿es posible dentro de una relación en la que una de las partes manifiesta este miedo al compromiso que la otra pueda ayudarle a gestionarlo? Se trata siempre de un proceso que debe ser iniciado irremediablemente por quien lo vive en sus propias carnes. El que sufre este miedo debe empezar, en primer lugar, por reconocerlo, y en segundo lugar, por demostrar su interés en hacerle frente y superarlo. En este camino es además fundamental aprender a identificar cuáles son los motivos que lo han provocado y cuál es su origen y, por último, hacer una profunda reflexión de hasta dónde esos miedos están limitándonos y coartando que se pueda experimentar una relación plena con otra persona.

En este autoanásisis va a ser vital aceptar que las certezas o las seguridades al cien por cien en la pareja son inalcanzables, como también lo son en otras facetas de la vida. La incertidumbre siempre está ahí y hay que aprender a vivir con ella. Nadie va a poder asegurarnos que una pareja va a ser para toda la vida ni que hemos elegido la mejor para nosotros. Por lo que hay que tener en cuenta que las elecciones se toman en el presente y pensando en las ventajas que pueden aportarnos en ese momento. 

Por supuesto, apoyarse en la pareja, ser sincero con ésta y expresarle lo que nos ocurre generará su comprensión y empatía. Pero, ¿cómo se puede ayudar o empatizar con el que tiene miedo al compromiso cuando además ese temor nos afecta personalmente como parte implicada? Los especialistas en temas de pareja hacen hincapié en determinados consejos:

- Fomentar la comunicación y la escucha activa para que la otra parte pueda verbalizar sin miedo a ser juzgada sus miedos, dudas y temores sobre dar un paso más en la relación. Es importante ganarse su confianza para que abra su corazón y nos muestre cuál es su problema para recibir apoyo y comprensión. Por lo tanto, sobran los reproches y las críticas.

- Respetar que busque su espacio, que mantenga sus relaciones y actividades fuera de la pareja y, además, fomentar nuestras propias aficiones y amistades. Es importante demostrarle que se puede llevar a la práctica una relación de compromiso entre dos personas sin necesidad de coartar sus espacios propios. Ser pareja no es sinónimo de perder la libertad.

- Percibir miedo al compromiso por la otra parte puede generar comportamientos más perjudiciales que beneficiosos en un intento desesperado por mantener la relación a flote: conductas de control, celos, chantajes emocionales, vigilar sus movimientos en redes sociales... Todo esto solo nos coloca en una posición de inseguridad que van a generar el efecto contrario y provocar la huida inmediata.

- Ante todo, sinceridad. Es importante que si nos apetece dar un paso más en la relación lo manifestemos a las claras y sin miedo a ahuyentar al otro. Esta va a ser la única manera conocer en qué lugar se encuentra la otra persona, si buscamos lo mismo o si, por el contrario, su idea de la relación es diametralmente opuesta.

- Si se percibe que la otra persona no quiere avanzar en la relación ni dar un paso más allá para comprometerse, es importante ser sincero también con uno mismo. Reflexionemos si queremos continuar con un tipo de relación que ni nos llena ni evoluciona o si, por el contrario, es mejor ponerle punto final para buscar otra más satisfactoria.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento