Por qué notamos crujidos y chasquidos en rodillas y tobillos: signos para alertarnos e ir al médico

Los tobillos son la zona del cuerpo en la que más esguinces se producen
El dolor es el indicador más importante para acudir al médico.
José Manuel de Laá / Pixabay

Los ruidos que se experimentan en ocasiones en las articulaciones y que se asemejan a un chasquido o a un crujido son frecuentes en personas que no padecen ningún trastorno articular. Sin embargo, como subrayan en MSD Manuals, también pueden estar ocasionados por una afección específica como, por ejemplo, la artrosis

Este particular sonido se origina "por burbujas de aire en el fluido sinovial", esto es, el líquido que recubre y lubrica las articulaciones, así como "por la salida de ligamentos fuertemente apretados al saltar de una superficie ósea a otra", explican en la Arthritis Foundation.

¿Cuáles son los signos de alarma?

Al estirarnos por las mañanas en la cama, al agacharnos o al cambiar de posición, el fenómeno conocido como cavitación es algo normal en el día a día, por lo que en principio estos crujidos no tienen que suponer ningún problema de salud. 

Entonces, ¿cuándo deberíamos preocuparnos? El principal indicador es el dolor. Si no se manifiesta, el ruido de las articulaciones en rodillas o tobillos es normal, pero "si se acompaña de dolor o inflamación" podría indicar "algún problema mecánico o enfermedad en la articulación" o alrededor de la misma, añaden.

Como explica en un artículo el fisioterapeuta y osteópata, Dani Reig, es posible que en estos casos los crujidos se asocien a algún problema que requiera tratamiento, como los siguientes:

  • Lesiones en el menisco.
  • Ratones articulares o cuerpos libres articulares, que ocurren cuando los fragmentos de cartílago se desprenden.
  • Afecciones como artritis o luxación.
  • Otras enfermedades articulares. 

¿Se pueden prevenir estos chasquidos?

Según el experto en fisioterapia, en aquellos casos en los que estos crujidos no se acompañen de dolor y no requieran tratamiento, se pueden seguir una serie de recomendaciones para evitar el ruido articular:

  • Hidratación frecuente: se facilita así la lubricación en las articulaciones.
  • Practicar deporte de forma regular, sin olvidar los estiramientos. 
  • Evitar mantener la misma posición durante un tiempo prolongado.
  • Acudir al fisioterapeuta para facilitar el movimiento de las articulaciones.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento