Diferencias entre narcolepsia y cataplexia: enfermedades limitantes e infradiagnosticadas

Cuando nos aburrimos tendemos a quedarnos dormidos.
La narcolepsia afecta a 3 de cada 4 personas.
GTRES

La narcolepsia es un trastorno que afecta al sistema nervioso y produce en la persona somnolencia extrema durante el día y ataques repentinos de sueño. Esta enfermedad puede ir acompañada de cataplexia o cataplejía, que es otra enfermedad que provoca una pérdida brusca del tono muscular.

De hecho, la cataplexia afecta a 3 de cada 4 personas con narcolepsia. Tal y como define la Clínica de la Universidad de Navarra, la cataplejía es la "pérdida brusca del tono muscular, total o parcial, que puede ser inducida por las emociones o por otro tipo de circunstancias que generen sobresaltos".

Así, aunque muchas veces se confunden el término cataplexia y el término narcolepsia, no son lo mismo. Aunque ambos trastornos pueden producir una "entrada brusca en el sueño", los síntomas y causas de una y otra no son iguales. Además, como se ha mencionado, la cataplejía puede ser una de las consecuencias para los pacientes que sufren narcolepsia.

Características de la narcolepsia

La principal característica de este trastorno es que el paciente sufre excesiva somnolencia diurna, que se presenta diaria e intermitentemente. Esta sensación puede durar minutos u horas, llegar de forma repentina o progresiva y darse en cualquier situación.

También se caracteriza porque los pacientes sufren alucinaciones hipnagógicas/hipnopómpicas, parálisis del sueño, interrupciones del sueño durante la noche, pesadillas, sonambulismo o hablar en sueños. Otros síntomas relacionados con esta enfermedad es la conducta automática, siestas de varios minutos, sensación subjetiva de pérdida de memoria, falta de concentración, cansancio, fatiga o trastornos de la alimentación.

Características de la cataplejía o cataplexia

Este es otro de los síntomas más frecuentes que sufren las personas con narcolepsia. Se trata de una crisis de hipotonía muscular, que consisten en episodios de descenso brusco del tono muscular, sin pérdida de conciencia, ante emociones fuertes como, por ejemplo, susto, risa o una discusión.

Estas pueden ocurrir en cualquier músculo del cuerpo y también pueden durar de segundos a minutos, según el Instituto de Investigaciones del Sueño.

Además, este trastorno puede provocar también otras consecuencias físicas, desde problemas en el habla hasta debilidad absoluta en la mayoría de los músculos, y puede durar unos cuantos minutos, según Mayo Clinic.

La cataplejía no se puede controlar y es provocada por las emociones intensas, tanto negativas como positivos. Por ejemplo, una persona con cataplejía, al reír, es posible que se le caiga la cabeza sin control o se doblen las rodillas de repente.

Algunas personas que padecen narcolepsia pueden experimentar uno o dos episodios de cataplejía al cabo del año o, por el contrario, hay otras que presentan numerosos episodios cada día. No todas las personas con narcolepsia tienen cataplejía.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento