Los productos electrónicos y eléctricos llevarán un sello de reparabilidad en España

Los usuarios europeos tendrán por ley ‘derecho a reparar’ algunos de sus artículos eléctricos.
Los españoles deberán saber el grado de reparabilidad de los productos.
Pixabay

Este lunes, coincidiendo con el Día Mundial de los Derechos de las Personas Consumidoras, el Gobierno de España anunciaba un cambio importante para la vida de los usuarios: nuestro país implantará un índice de reparabilidad.

De la misma manera que ya lo hacen otros países europeos como Francia, España utilizará etiquetas de reparabilidad en los productos eléctricos y electrónicos. Un sello que básicamente indicará lo fácil o difícil que es reparar un producto, con un valor de 1 a 10 -siendo 1 lo más difícil y 10 lo más fácil-.

Este Índice de Reparabilidad se otorga basándose en cinco criterios objetivos, según explica la nota de prensa del Ministerio de Consumo. Para calcular el índice, se tendrá en cuenta la documentación proporcionada por el fabricante para la reparación y la facilidad para desmontar el dispositivo. También sumará en el cálculo la disponibilidad de piezas de repuesto, la relación entre el precio de las piezas de repuesto y del producto original, así como otros criterios específicos en función de la categoría AEE (asistencia y facilidad en el reinicio de software).

Cada baremo tendrá un máximo de veinte puntos. El Índice de Reparabilidad se calcula sumando todos los puntos y dividiendo el resultado entre diez. Serán los propios fabricantes o importadores quienes calculen el índice de los aparatos eléctricos o electrónicos que comercialicen. Las autoridades de Consumo y de Vigilancia de Mercado serán quienes supervisen que el etiquetado es correcto.

Índice de Reparabilidad
Índice de Reparabilidad
Ministerio de Consumo

El índice se aplicará a todos los productos eléctricos y electrónicos, desde móviles y ordenadores hasta lavadoras o neveras. Además de la puntuación del 1 a 10, llevará colores que ayudarán a identificar fácilmente cuándo un producto será o no costoso de reparar.

¿Cuál es la meta de esta medida? “El objetivo es incentivar, tanto en consumidores como en fabricantes, la reparabilidad frente a la obsolescencia, como forma de reducir la huella ecológica”, decía Alberto Garzón, ministro de Consumo, durante una conferencia organizada por Nueva Economía Fórum.

El sello acompañará al producto en su embalaje y “ayudará a los consumidores a tomar mejores decisiones en el momento de la compra”. Si un artículo tiene una puntuación baja significará que su reparación es costosa a nivel técnico o incluso que directamente no se puede llevar a cabo.

En este sentido, el Ministerio pretende “concienciar” a los consumidores de la importancia de la economía circular, al tiempo que busca otorgar a los consumidores información sobre su derecho a reparar y a no tener que desechar un producto que haya dejado de funcionar, pero que podría seguir siendo útil. “Un sello de esta naturaleza es un derecho de información”, considera Garzón, ya que otorga “más transparencia sobre el funcionamiento mismo del producto”.

Derecho a reparar

Esta medida llega poco después de que la Unión Europea diera luz verde al derecho a reparar por el cual las empresas que venden, por ejemplo refrigeradores, lavadoras, secadores de pelo o televisores en la UE deberán asegurarse de que esos electrodomésticos puedan repararse hasta por 10 años.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento