Síntomas de que hay un problema en el riñón: signos que alertan de una enfermedad renal crónica

Dolor de espalda.
En las primeras fases, la enfermedad renal crónica no suele presentar síntomas.
ABBVIE

La prevalencia de la enfermedad renal crónica en España ha crecido un 30% en los últimos 10 años y el número de personas que requiere de Tratamiento Renal Sustitutivo -como diálisis o trasplante- crece un año más por encima de las 64.000 personas. 

Con motivo del Día Mundial del Riñón que se celebra este 11 de marzo, la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (ALCER) alerta de un avance sin freno de esta epidemia silenciosa, a la que se suma el profundo impacto de la pandemia del coronavirus en los pacientes renales. 

En este sentido, la enfermedad renal crónica suele recibir este nombre de epidemia silenciosa porque, a nivel general, no manifiesta síntomas hasta que se encuentra en una fase avanzada y es irreversible. "Es una patología olvidada, incluso por las políticas de salud, y solo se trata cuando no tiene cura y lo único que se puede hacer es paliar los síntomas", subraya Daniel Gallego, presidente de la Federación Nacional ALCER. Por esta razón resulta esencial la detección precoz de la enfermedad para frenar su desarrollo, que se pueda controlar y evitar así el daño renal.

¿Cuáles son los síntomas cuando la enfermedad está desarrollada?

Pero, ¿cuáles son los signos de alarma? ¿Cómo saber si existe un problema en los riñones? "Realmente no hay un síntoma claro porque normalmente no hay dolor", añade Daniel Gallego. No obstante, algunos síntomas pueden ser indicadores de la existencia de una afección en estos órganos, aunque suelan aparecer cuando el problema está avanzado:

  • Retención de líquidos.
  • Cambios en el aspecto de la orina y en la frecuencia con la que se hace pis.
  • Cansancio y fatiga.
  • Anemia.
  • Color cetrino (amarillo o verdoso) de la piel.
  • Erupcione cutáneas y picor.

Según el presidente de la federación, en las primeras fases de una enfermedad renal pueden aparecer cambios que pasen desapercibidos, como la presencia de espuma en la orina que podría ser un signo de alerta presentar de proteínas. Sin embargo, "es preciso fijarse muy bien, pero la población general no está acostumbrada a prestar atención a aspectos como la cantidad de orina, el color o si está muy concentrada o diluida".

Los primeros síntomas pueden incluir malestar general, náuseas, pérdida de peso o dolores de cabeza.

¿Pueden aparecer signos más tempranos?

Desde la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. (MedlinePlus) explican que los primeros síntomas de una enfermedad renal coinciden con los de otras patologías y en las etapas iniciales pueden incluir: inapetencia, malestar general, dolor de cabeza, picazón, náuseas o pérdida de peso espontánea. Cuando la enfermedad está en estado avanzado, algunos de los signos son los siguientes: piel anormalmente clara u oscura, dolor de huesos, somnolencia, hinchazón en manos y pies, calambres musculares, sangre en las heces, mal aliento, sensación constante de sed, amenorrea en periodos menstruales, problemas para dormir o dificultad para respirar.

La sangre en la orina también "puede ser un signo que algo no está bien con tus riñones u otras partes de tu tracto urinario", indican en la American Kidney Fund. No necesariamente implica una enfermedad renal, pero es importante consultar al médico si se presenta este problema.

Por otra parte, la presencia de proteína en la orina es uno de los "signos tempranos" de una enfermedad renal. ¿Por qué? "Los riñones saludables filtran los desechos y líquidos fuera de tu sangre y dejan los nutritivos que necesitas, como la proteína, en tu sangre", añaden. De tal manera que cuando los filtros de los riñones se dañan dejan que la proteína se libere de la sangre hacia la orina.

El marcador de creatinina tiene que estar "en torno a 0,9 y 1,1".

¿Cómo se puede detectar? 

Los análisis de sangre y de orina son dos herramientas fundamentales para detectar un problema renal. Así, la analítica de sangre determinará la creatinina, una enzima que se elimina en el riñón. "Tiene que estar en torno a 0,9 y 1,1, es decir, alrededor de 1", explica el presidente de ALCER. "Si está un poco más alta es que hay un problema renal". 

También se evalúa la tasa de filtrado gromerual, que mide la capacidad de filtración del riñón, y que se calcula utilizando una fórmula que compara la edad, el sexo, la raza con los niveles de creatinina. "Si en los análisis que se realizan en atención primaria se incluyera tanto el filtrado glomerular como la muestra de orina de 24 horas se detectarían muchísimos más casos de enfermedad renal crónica y se haría una detección precoz", indica Gallego.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento