Martín Giacchetta: "Conozco muchísima gente sedentaria que va al gimnasio cada día"

  • El entrenador personal y especialista en nutrición y dietética explica a 20Minutos algunas de las claves de una vida sana.
  • "La salud y la alimentación son como tener el mejor coche del mundo y echarle el peor combustible".
Martín Giacchetta, entrenador personal y especialista en nutrición y dietética.
Martín Giacchetta, entrenador personal y especialista en nutrición y dietética.
Archivo

Martín Giacchetta, entrenador personal de profesión, con más de 20 años de experiencia, ha convertido la vida sana y el deporte en su estilo y forma de vida, ayudando a cientos de personas a conseguir sus objetivos de hábitos saludables: "Yo considero que la salud lo es todo y mucho más frente a una pandemia. Una persona entrenada, como yo en este caso, hemos pasado por el coronavirus y prácticamente sin enterarnos", explica el experto a 20Minutos.

Para cuidarse física y mentalmente, el entrenamiento es una parte fundamental, aunque no debe ser la única: "Yo conozco muchísima gente sedentaria que va al gimnasio a diario, hace 40 o 45 minutos , a veces una hora, y luego está todo el día sentado, se mueve en el coche y se sienta a trabajar. Al final, es una persona que sigue siendo sedentaria y que, con esa horita de gimnasio, no combate el sedentarismo", continúa Giacchetta.

"Bien es cierto que hacer ese rato de deporte diario es más que nada, pero hay que tener una mente activa", explica el entrenador, que aprovecha para caminar a la vez que contesta las preguntas de la entrevista. "Pueden parecer una tontería estos pasos, parece que no estás haciendo nada, pero cuando sumas toda esa movilidad, te conviertes en una persona activa". De este modo, pequeños gestos, como ir andando al trabajo o subir por las escaleras en lugar de usar el ascensor, suponen al final del día "una quema de calorías muy importante", posiblemente, más que ir un ratito al gimnasio.

"Parece que no estás haciendo nada, pero cuando sumas toda esa movilidad, te conviertes en una persona activa".

Con la pandemia, tanto Martín Giacchetta como otros entrenadores, se han tenido que adaptar y usar nuevas tecnologías para estar en contacto con su público: "Es una gran opción poder hacerlo de manera digital, algo que nos ayuda incluso a los entrenadores a poder realizar clases colectivas", indica. "Hace poco tiempo di una clase a 1.000 personas juntas, cosa que es impensable de manera presencial".

Sin embargo, pone en duda que las personas continúen mucho tiempo motivadas frente a un móvil y reconoce que a él, personalmente, no le gusta estar frente a una pantalla: "Creo que cuando he estado con gente he sacado mi mejor versión entrenando". Así, concluye que "a la larga, creo que ganarán las relaciones humanas".

El entrenamiento, adaptado a cada persona

Respecto a este entrenamiento, Giacchetta expone que lo importante es marcarse objetivos reales: "Hay gente que quiere ganar masa muscular y no lo necesita, hay gente que quiere tonificar músculo y no lo necesita". Por ello, lo primero es saber cuál es el punto débil o las necesidades físicas de cada persona y empezar a trabajar desde ahí.

Partiendo de la base de que una persona quiera y necesite tonificar su cuerpo, "puede valer un fullbody o un workout, es decir, trabajo general, sin hacer especificaciones en ninguna zona, aunque a veces quizás sí es recomendable". Por otro lado, "cuando se quiere ganar masa muscular, hay que trabajar más la fuerza, manejando algo más de carga, siempre con ejercicios que estén a la altura del nivel del alumno", recomienda el experto. "Para trabajar la fuerza y ganar masa muscular hay que trabajar más en grandes cargas, con series más cortas. Para tonificar, simplemente, podemos trabajar con un peso al 70% de lo que pueda levantar cada persona, más o menos".

Además, respecto al trabajo referido a una zona específica destaca que algunas personas pueden "obsersionarse con algo y, quizás, no es lo que le hace falta. Hay gente que le falta fuerza en algún músculo y en realidad lo que le falta es flexibilidad, o al contrario". Por tanto, las rutinas centradas en partes del cuerpo concretas son buenas solo en ocasiones "para que exista una perfecta relación corporal y postural", siempre y cuando estén supervisadas con "una valoración profesional".

"Por lo general, las mujeres se obsesionan más con glúteos, cara interna de la pierna, abdomen y tríceps, y los hombres son más de tren superior. ¿Eso está bien? Depende de la persona", indica Giacchetta. Sin embargo, para él, las mejores rutinas son las que incluyen todo el cuerpo: "Personalmente, son las que más me gustan. Cuando hay un cuerpo armonioso me encanta mantenerlo y así se mantiene, trabajando todo el cuerpo".

Preguntado sobre las posibles lesiones que puede sufrir una persona al entrenar, apunta a la importancia de "no recuperar el tiempo perdido de una sesión", Además, añade que hay que "empezar despacio, no hacer siempre lo que el profesor o el entrenador o las redes nos dicen, porque lo primero hay que saber donde está cada uno". "Muchas veces, los entrenadores marcan entrenamientos complicados, con cierta intensidad, y eso nos puede hacer pensar que nosotros también podemos y, a veces, no se puede. Hay mentes que son a veces demasiado exigentes", concluye.

La alimentación es la base de la salud y del bienestar

Además de lo referente al entrenamiento, Martín Giacchetta, también especialista en nutrición y dietética, apunta a que "la alimentación es la base de la salud, del bienestar y de todo". "No sirve de nada entrenar como un animal y luego comer mal. Estás tirando, no solamente el entrenamiento, sino también tu salud". Para entenderlo con un ejemplo claro, para Martín Giacchetta, la salud y la alimentación son "como tener el mejor coche del mundo y echarle el peor combustible, al final no funciona". Así, se trata precisamente de eso, "echar buen combustible, que la alimentación que ingieras tenga la calidad necesaria".

"La salud y la alimentación son como tener el mejor coche del mundo y echarle el peor combustible".

Además, añade unas pautas sencillas y muy claras sobre la alimentación, que pasan por "aumentar la ingesta de frutas, de verduras, de alimentos no procesados, de comer fresco, de comer algo más de proteína por la noche y no tanto hidrato de carbono y, también, hacer ejercicio". Esta es una de las claves para conseguir los objetivos propuestos: "A veces, veo mucha gente que come mal y no consigue los resultados que quiere. Claro, si te metes 2.000 calorías en una comida o en una cena y luego quemas 600 en una hora de ejercicio, crees que ese esfuerzo de esa hora va a dar resultados. No, no va a dar resultados, para nada", explica contundente. 

Por todo ello, la base de una vida sana está en la alimentación, en controlar lo que se come, así como en la realización de ejercicio, convirtiendo el estilo de vida en algo saludable, sin limitarse a un entrenamiento aislado al día, con objetivos realistas y que tengan por principal meta la salud.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento