Haciendo historia: Virgin Orbit logra por primera vez poner satélites en órbita desde un avión

La compañía logró este domingo la hazaña después de un intento fallido en mayo.
La compañía logró este domingo la hazaña después de un intento fallido en mayo.
Virgin Orbit

Virgin Group lleva años trabajando en uno de sus proyectos más ambiciosos: Virgin Orbit, una empresa cuyo objetivo era convertirse en la primera compañía capaz de poner en órbita satélites desde un avión. Y este domingo lo consiguió.

¿Cómo lo han hecho? Su avión de transporte ‘Cosmic Girl’ es el motor principal de la hazaña. Se trata de un Boeing 747 modificado que despega de la Tierra y transporta un cohete hasta una altitud que sea óptima para lanzarlo. Al llegar a dicha altitud, el cohete, llamado LauncherOne, se desacopla del avión y finaliza él solo la última etapa del trayecto para ‘entregar’ a la órbita terrestre baja los satélites.

Parece un proceso sencillo, pero en realidad la complejidad y la tecnología que requiere no es poca. De hecho el de este fin de semana ha sido el segundo intento de alcanzar la órbita de Virgin Orbit, ya que el primer intento a finales de mayo terminó con el cohete LauncherOne iniciando un apagado automático de seguridad de sus motores poco después de separarse del avión de transporte.

La compañía dijo que “aprendió mucho” de ese intento, incluida la identificación del error que causó el apagado del motor, un error que obviamente ha corregido antes de la misión de este fin de semana.

La demostración que pudimos ver el domingo fue completamente exitosa y la filial de Virgin Group llevó un puñado de satélites y los entregó con éxito a la órbita terrestre baja en nombre de la NASA, probando que su híbrido -avión de transporte/cohete de entrega orbital de carga pequeña- funciona según lo previsto.

‘Cosmic Girl’ despegó justo antes de las 20:00 hora peninsular española y lanzó LauncherOne aproximadamente a las 20:40h. LauncherOne tuvo una “separación limpia” como se pretendía, y luego encendió sus propios motores de cohete y aceleró rápidamente hasta el punto en que estaba sufriendo la cantidad máxima de presión aerodinámica -llamada 'max' q en la industria aeroespacial-. El motor principal de LauncherOne se apagó después de su quemado y su etapa de carga útil se separó, cruzando la línea Karman y entrando en el espacio por primera vez.

Alcanzó la órbita alrededor de las 20:49h y lanzó después su carga útil de satélites a su órbita objetivo, haciendo de la misión un completo éxito.

Dato curioso que proporcionó Virgin Orbit: este es el vuelo número 8.338 de ‘Cosmic Girl’ desde que la aeronave fue adquirida en 2001 por Virgin Atlantic -una de las aerolíneas de Richard Branson, propietario de Virgin Group-.

Esto significa que la compañía podrá empezar a preparar las operaciones comerciales de su sistema de lanzamiento muy pronto. Su aproximación al abaratamiento de los costes es distinta a la de, por ejemplo, SpaceX, ya que esta compañía lo que propone son cohetes reutilizables.

“Somos Virgin Orbit, el equipo que está abriendo el espacio para siempre. Nos impulsa la ambición de derribar las barreras que impiden el acceso asequible y receptivo al espacio. Y si has visto nuestro sistema LauncherOne, sabrás que nuestro lanzamiento es un poco diferente al resto”, decía la compañía en su cuenta de Twitter.

Y añadía: “Gracias a nuestro avión de transporte Cosmic Girl, podemos llevar capacidades de lanzamiento a lugares de todo el mundo, incluso a aquellos que históricamente nunca han tenido la oportunidad de aprovechar todas las maravillas y la utilidad del espacio”.

En 2017, Virgin Orbit se separó de Virgin Galactic para centrarse exclusivamente en el lanzamiento orbital de pequeña carga útil. Virgin Galactic luego se dedicó por completo a su propia misión de ofrecer vuelos espaciales comerciales para humanos.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento