Qué hacer para conservar las castañas durante más tiempo

  • Las castañas deben ser firmes al tacto: si están muy duras están frescas.
  • Son ricas en hidratos de carbono y fuente de fibra, fósforo, calcio o hierro.
Mercabarna confía en mantener las ventas de castañas y boniatos por la Castanyada pese al Covid-19
La castaña es una importante fuente de energía en la dieta diaria.
MERCABARNA - Archivo

Estamos en plena campaña de la castaña. A las puertas del invierno, constituyen una importante fuente de energía en la dieta diaria. Las castañas son ricas en hidratos de carbono complejos y fuente de fibra, fósforo, calcio, hierro, magnesio, vitamina B, zinc y ácido fólico.

Aunque se pueden hacer en casa de forma fácil y rápida usando el horno y hasta el microondas, las calles de muchas ciudades se llenan estos días de puestos de castañas. Ese rico olor que nos asalta y nos reconforta.

A la hora de comprar castañas, lo primero es fijarse en si tienen la piel tersa y sin manchas. Deben ser firmes al tacto. Si están huecas y/o blandas, significa que ya están algo pasadas. En cambio, si están muy duras es que están muy frescas.

Y una vez que las hemos comprado, qué debemos hacer para conservar las castañas durante más tiempo. PhenixApp nos da algunos trucos y consejos para lograrlo.

En un lugar seco y fresco

Esta opción es perfecta si vamos a consumir las castañas pronto. Conviene ponerlas en un cesto/recipiente agujereado para que circule el aire y así no se pudran. Y sobre todo, debemos evitar las bolsas de plástico.

En la nevera

Guardarlas en la nevera nos permitirá mantenerlas en perfecto estado hasta un mes. De nuevo lo mejor es ponerlas en un recipiente agujereado.

En su jugo

Se trata de cocer las castañas entre una o dos horas. Después, guardaremos también el agua. Rellenaremos los tarros con las castañas y el jugo. Taparemos los botes y los pondremos boca abajo hasta que se enfríen. De esta manera conservaremos las castañas durante muchos meses.

Congeladas

En este caso, hay que meter las castañas con la piel cruda en un recipiente hermético apto para congelador. Cuando queramos consumirlas, podemos asarlas directamente aunque estén congeladas. También podemos congelarlas ya peladas. Para ello, antes tendremos que cocerlas previamente. Haremos un corte a cada castaña y las coceremos entre una o dos horas. Cuando se hayan enfriado, es fácil quitarles la piel.

En polvo

Después de cocer las castañas, dejamos que se enfríen y las molemos con un molinillo de café o de cocina. Con la harina resultante podemos hacer todo tipo de postres; de crepes a tartas, pasando por buñuelos, bizcochos, o galletas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento