La inteligencia artificial al servicio del campo: el robot agricultor de Google

Una de las patas del proyecto Mineral son estos robots agricultores
Una de las patas del proyecto Mineral son estos robots agricultores
blog.xcompany

Desde las entrañas del aún bastante desconocido Laboratorio X de Google –esa rama de la compañía siempre rodeada de un halo de secretismo– llega el robotagricultor. En realidad, es mucho más que eso: es poner la inteligencia artificial al servicio de la agricultura. Y también, por supuesto, es otro paso de gigante de la robótica, una industria que no cesa en su objetivo de dejarnos boquiabiertos. 

Ha sido en el blog oficial de X donde han dado a conocer este proyecto, cuyo nombre es Mineral. Un arduo trabajo de ingeniería, en el que uno de los protagonistas es un robot agricultor de cuatro ruedas, alimentado por paneles solares, que es capaz de recorrer los cultivos analizando el estado y las necesidades de cada una de las plantaciones. 

Porque, en cierto modo, el proyecto Mineral de Google pretende lograr un sistema de cultivo cuasi individual, en la que cada planta reciba exactamente aquello que precisa.

Dar a cada planta justo lo que necesita gracias a la inteligencia artificial

Explica Elliot Grant, en el post de presentación de Mineral, que la idea primigenia fue profundizar en el objetivo de cultivar alimentos de manera sostenible a escala global. Junto con los propios trabajadores del campo crearon software y hardware basados en inteligencia artificial, simulación o robótica. Recorrieron los campos de fresas de California o los de soja de Illinois analizando todo el proceso, desde el cultivo hasta la recolecta.

Y surgieron las preguntas. Cuestiones que casi nadie, en su sano juicio, se plantearía. Pero, ¿cómo, si no, se hubieran logrado tantos avances a lo largo de la historia? Grant tiene claro que estos nacieron cuando alguien se empezó a preguntar cosas que en algún momento se consideraron ridículas.

Con esta premisa, se desató la tormenta de ideas: “¿Y si cada planta fuera monitoreada?, ¿y si cada una recibiera exactamente los nutrientes que necesita?, ¿y si pudiéramos medir cada reacción, por sutil que sea, de la planta ante su entorno?

Así comenzó a pergeñarse la idea de Mineral. Un proyecto que va mucho más allá de ser el robot agricultor de Google. Que pone la inteligencia artificial al servicio de la agricultura y que tiene como fin último, y así lo destaca el ingeniero del Laboratorio X de Alphabet, “construir un sistema alimentario más sostenible, resiliente y productivo”.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento