Dióxido de cloro como desinfectante en tiempos de Covid: ¿es eficaz? ¿Puede ser perjudicial para la salud?

Lejía
La desinfección de espacios para evitar la transmisión del virus.
GTRESONLINE

La limpieza y desinfección exhaustiva de espacios y superficies es una medida de prevención fundamental para prevenir el contagio y contener la transmisión del coronavirus y, para ello, se debe recurrir a productos viricidas y bactericidas. 

En este sentido, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) emitió un comunicado de advertencia ante la comercialización de productos "fraudulentos y nocivos" denominados como "solución mineral milagrosa" para la prevención y el tratamiento de la Covid-19.  Se trata de productos de dióxido de cloro y la FDA ha advertido a los consumidores que no compren o ingieran este tipo de desinfectantes, ya que no  existen evidencias científicas sobre su seguridad y pueden ocasionar problemas de salud. 

“A pesar de advertencias previas, a la FDA le preocupa que todavía estamos viendo productos de dióxido de cloro a la venta con afirmaciones engañosas de que son seguros y eficaces para el tratamiento de enfermedades, ahora incluyendo la COVID-19. La venta de estos productos puede poner en peligro la salud de una persona y retrasar el tratamiento médico apropiado,” subrayó en el comunicado el comisionado de la FDA, el doctor Stephen M. Hahn, M.D.

¿Qué es el dióxido de cloro y para qué se utiliza? ¿Tiene efectos nocivos?

El dióxido de cloro es un compuesto altamente reactivo que "se utiliza como blanqueador en las fábricas que producen papel y en las plantas de tratamiento de agua que producen agua potable", destaca el informe elaborado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés). 

Este gas de color amarillo y rojizo también se ha usado para la descontaminación de edificios públicos y su uso puede resultar peligroso al descomponerse rápidamente en el aire. Al reaccionar en el agua, "forma iones de clorito, los cuales son también sustancias muy reactivas", añaden. Sin embargo, se utiliza en las plantas potabilizadoras de agua para eliminar las bacterias y otros microorganismos perjudiciales para la salud.

Por tanto, respirar aire que contiene este compuesto químico puede ocasionar "irritación de la nariz, garganta y pulmones". Además, si se ingiere, puede provocar "irritación de la boca, el esófago o el estómago". La exposición a niveles altos de dióxido de cloro o clorito podría suponer una dificultad para respirar "y otros problemas respiratorios debido al daño que causan estas sustancias a la capacidad de la sangre para transportar oxígeno a través del cuerpo", aclaran desde los CDC.

Advertencia sobre sus peligros en la salud

Así, la FDA destaca en el comunicado que este tipo de productos continúan comercializándose como tratamiento para el VIH/SIDA, cáncer, autismo o para la gripe, entre otras afecciones. Normalmente se ofertan como un producto líquido que es un 28% clorito sódico en agua destilada.

Aunque no se ha demostrado su eficacia y seguridad, la FDA ha recibido reportes de personas que han experimentado efectos secundarios, en ocasiones graves, tras tomar dióxido de cloro como: insuficiencia respiratoria, baja presión arterial por deshidratación, insuficiencia hepática aguda, vómitos o diarrea. 

¿Es eficaz para la desinfección de superficies u objetos?

Respecto a su uso para la desinfección, la Sociedad Española de Sanidad Ambiental (SESA) publicó un comunicado en el que advertía que "el dióxido de cloro es un buen bactericida y fungicida, pero no viricida". Además, añadían, no está en el listado de productos viricidas autorizados en España por el Ministerio de Sanidad por lo que "no puede utilizarse como tal". Puedes consultar la lista completa de productos autorizados en este enlace. 

De esta manera, en el listado emitido por el Ministerio de Sanidad hay productos viricidas para su uso por parte de la población en general que se pueden adquirir en los supermercados, como los detergentes y otros limpiadores. Además, son los productos que pueden utilizar las empresas de limpieza. 

"El resto de productos biocidas, es decir, los que están autorizados para ser usados por personal profesional, requiere una serie de conocimientos y/o capacitación establecida en la normativa sanitaria". Por esta razón, desde la SESA desaconsejan el uso de dióxido de cloro para la desinfección de superficies. De esta manera, la SESA y el Consejo General de Colegios Farmacéuticos han elaborado un documento explicativo sobre cómo preparar soluciones para la desinfección de superficies para uso por el público en general. Puedes consultar el documento completo en este enlace.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento