¿Cómo se diferencia la piel seca de la piel deshidratada?

El humo disminuye los niveles de hidratación de la piel, lo que puede llevar a una piel más seca y áspera.
Algunos factores pueden influir en una mayor sequedad de la piel.
Pixabay/andreas160578

En muchas ocasiones, sobre todo en verano, la piel puede mostrarse tirante, sin elasticidad, áspera, con tendencia a escamarse y sin brillo. Todos estos síntomas pueden indicar algún problema en la piel, como falta de hidratación o sequedad. 

Estos dos problemas cutáneos son bastante frecuentes, más aún si no se toman las medidas necesarias para tratarlos. Sin embargo, ambos términos suelen usarse de forma indistinta para referirse a lo mismo, cuando en realidad son dos problemas bien diferenciados. 

¿En qué se diferencia la sequedad de la deshidratación?

La piel seca no es lo mismo que la piel deshidratada, por lo que conviene conocer algunas pautas o trucos que ayuden a diferenciar ambos problemas y, de este modo, poder ponerle remedio. 

En primer lugar, la piel seca es un tipo de piel, es decir, una característica propia de la piel a la que le faltan lípidos y ácidos grasos esenciales y que viene determinada por la genética y otros factores que no podemos cambiar. Por el contrario, la piel deshidratada es una condición temporal de la piel, una condición que puede tratarse y puede afectar a todo tipo de dermis. 

De este modo, tanto la piel seca, como la mixta o la grasa pueden estar deshidratadas, es decir, pueden presentar falta de agua, tal y como explican desde la web de la clínica Pilar de Frutos.

Entre los síntomas que produce tener la piel seca, según indica Mayo Clinic, están los siguientes: 

  1. Falta de sebo
  2. Picor o escozor y enrojeciimento
  3. Tirantez, sobre todo, después de la ducha
  4. Aspereza en la piel
  5. Descamación progresiva
  6. Aparición de líneas o grietas

Por su parte, la piel deshidratada puede presentar los siguientes síntomas: 

  1. Piel apagada o sin brillo
  2. Tendencia a pelarse
  3. En cierta medida, también puede presentar picor o tirantez 

Así, aquellas personas que tienen un tipo de piel que se corresponde con la piel seca, es necesario que utilicen frecuentemente cremas ricas en aceites para humectar la piel y paliar los efectos de la sequedad y falta de grasa.

Por su parte, la piel deshidratada puede tratarse mediante productos específicamente pensados para ayudar a aumentar el nivel de agua

Mostrar comentarios

Códigos Descuento