Los golpes de calor en perros y gatos pueden ser mortales: cómo prevenirlos, identificarlos y tratarlos

Perro con golpe de calor
Los perros y gatos son mucho más sensibles al calor que los humanos.
GTRESONLINE

El verano es una época ideal para dar largos paseos y disfrutar de la playa. Pero nos olvidamos de que los golpes de calor en perros y gatos pueden poner en riesgo sus vidas. De hecho, ellos son mucho más sensibles que nosotros a las altas temperaturas, por lo que debemos aprender a protegerlos.

¿Cómo prevenir los golpes de calor en perros y gatos?

El Colegio de Veterinarios de Madrid (COLVEMA) recomendaba en junio de 2019 que los perros y gatos debían "tener a su disposición agua fresca y limpia las 24 horas del día". En caso de llevarlos de paseo o hacer algún viaje también se debe llevar siempre agua en una botella y protegida del sol. 

Para evitar los golpes de calor en perros y gatos se deben evitar los paseos y excursiones en las horas centrales del día (12:00-16:00). Además, el COLVEMA advierte que el suelo de la calle durante esas horas puede estar muy caliente y esto puede dañar las almohadillas de los animales. 

Con todo, los perros y gatos deben tener siempre disponible una sombra y la comida se les debe dar fuera de las horas centrales. Además, sí es cierto que cortarles el pelo es importante en verano, pero se deben dejar unos 3 centímetros de longitud pues el pelo les "protege del calor y de las quemaduras solares", según afirma el COLVEMA.

Síntomas de los golpes de calor en animales

Conocemos cómo prevenir los golpes de calor en perros y gatos, pero ¿cuáles son los síntomas que nos pueden ayudar a identificarlos?  Aunque se les suministre agua suficiente, se debe prestar atención a los jadeos continuos, la boca abierta y la salivación excesiva. Si se acompaña de vómitos, es un claro golpe de calor. Además, las encías pueden adquirir un tono rojo brillante.

También, al tocar al perro o gato podemos notar que su piel está más caliente de lo habitual. Se recomienda comprobar las almohadillas y prestar atención a si el animal se tropieza y cae con frecuencia. Esto puede indicar que se marea.

Otro de los síntomas de los golpes de calor en perros y gatos es cuando buscan un lugar frío, se tumban sobre el vientre y se niegan a andar. En la mayoría de las ocasiones esto se acompaña de dificultad para respirar.

El Colegio de Veterinarios de Badajoz añade, por último, que puede aparecer sangre en las heces o también en los vómitos, palidez o cianosis (azul-lila) en las mucosas, temblores, hemorragias o puntos rojos en el cuerpo. Estos síntomas se manifiestan cuando no se toman medidas.

¿Cómo tratar los golpes de calor en perros y gatos?

En cuanto percibamos alguno de los síntomas mencionados el COLVEMA es claro. Se debe proporcionar agua al animal y buscar una sombra de inmediato. Para refrescar su piel, se aconseja humedecer un paño, ya que esto nunca se debe hacer de golpe con una manguera, por ejemplo.

Si el perro o gato no retoma una respiración normal en unos minutos, debemos llevarlo al veterinario lo antes posible. Esto es conveniente siempre con aquellas razas que tienen un hocico corto o chato (boxer, gatos persas, carlinos, etc.) o si el animal tiene alguna condición especial como obesidad.

Los golpes de calor en perros y gatos pueden ser mortales, por lo que prevenirlos es fundamental. Evitar sacar a los animales en las horas centrales del día, no viajar con ellos en coches con mala ventilación y nunca dejarlos en el coche con las ventanillas cerradas aunque estén a la sombra es importante. Las altas temperaturas pueden tener consecuencias fatales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento