Trucos para combatir los efectos del sol en tu vehículo y en su carrocería

Los rayos ultravioletas también afectan al coche.
Los rayos ultravioletas también afectan al coche.
Freepik

Las temperaturas extremas, tanto altas como bajas, afectan a la mecánica y la estética de nuestros vehículos. Ni en invierno ni en verano deberíamos dejar los coches estacionados en la calle, pero es verdad que no todos los conductores tienen acceso a un garaje o disponen de una plaza de parking cubierta.

La luz directa del sol sobre nuestro automóvil puede dañar seriamente la carrocería y la pintura, debilitando su color y su brillo. Pero más allá del daño estético, el calor también puede afectar a algunos componentes mecánicos del coche (debido a su material) además de hacer imposible conducirlo nada más arrancarlo después de un rato al sol.

Así que si este verano te vuelve a tocar aparcar tu coche al sol o en un día que vayas a la playa no encuentras aparcamiento en la sombra (que suele pasar muy a menudo), aquí tienes cinco consejos que puedes seguir para reducir los daños. No te evitarán que la temperatura interior del coche alcance la de un horno, pero si limitarán las agresiones de los rayos del sol.

  • Controlar las horas y la sombra. Parece obvio pero no siempre lo hacemos. Es importante evitar los rayos del mediodía solar, tal y como hacemos con nuestra piel.
  • Usar parasoles. Pueden ayudarnos a reducir la temperatura interior del coche en al menos 10 grados. Deberíamos acostumbrarnos a ponerlos siempre, no solo en verano, ya que también protegen la tapicería del vehículo. Sería conveniente colocar tanto traseros como en el salpicadero. En Amazon, por ejemplo, podrás encontrar el tamaño que te convenga. 
  • Proteger la carrocería. Hoy en día se pueden comprar ceras especiales que defienden la pintura de las agresiones de la luz ultravioleta. Dar una capa cera al coche con estos productos ayudará a tener la carrocería más preparada. 
  • Lavar el coche a menudo. Lavar el coche en verano ayudará a mantener la carrocería fresca, pero debes evitar hacerlo justo después de que haya estado expuesto al sol intenso, o el resultado puede ser justo el contrario.
  • Antes de coger el coche, revisa. No olvides mirar los neumáticos, ya que la goma es un material que sufre mucho los efectos del calor. Y, por supuesto, recuerda airear un poco el coche para bajarle la temperatura antes de ponerte en marcha. Que tampoco se te olvide revisar antes de que llegue calor que tu sistema de aire acondicionado funciona.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento