¿Tienes un smart car? Pues puede que tengas un problema de seguridad

Según Tesla, es la pantalla táctil más grande fabricada para un coche. Mide 17 pulgadas (unos 43 cm en diagonal). Desde nuestra experiencia, es bastante intuitiva y en pocos minutos te acuerdas de dónde están casi todos los elementos básicos, aunque también es cierto que al ser una pantalla tan grande, al principio cuesta ubicar todos los elementos de forma rápida. Esto hace que nos podamos distraer si vamos al volante. Sin embargo, Tesla nos especifica que la idea es que el conductor siga la pantalla que tiene frente a él -que ofrece una gran calidad de imagen-, tras el volante, y no la pantalla más grande, que debe manipular el copiloto o el conductor cuando no está circulando.Dicha pantalla muestra la información de que el vehículo tiene conexión a Internet, lo que no significa que ofrezca WiFi a los ocupantes. Con esto, es interesante conocer que desde el navegador se pueden consultar todos los puntos de carga puestos por Tesla en las carreteras por si vas a viajar y necesitas conocer dónde cargar tu vehículo. El vehículo, al estar conectado, recibe periódicamente actualizaciones. Según Tesla, "el objetivo de actualizar el coche es mejorar siempre el vehículo. Las actualizaciones pueden ser desde cambios en la climatización, velocidad y comportamiento del coche, cambios en la interfaz de la pantalla…".
Los coches cada vez incorporan mayores avances tecnológicos. En la foto, un Tesla.
PABLO ALONSO / JESÚS DOMÍNGUEZ

Los nuevos coches que se lanzan al mercado están equipados con grandes avances que no son solo mecánicos. La tecnología y la innovación también reclaman su sitio en la automoción con sistemas de infoentretenimiento más avanzados y grandes ayudas a la conducción que la convierten en una actividad cómoda y, sobre todo, segura.

Pero, como en todo, estas innovaciones no vienen solas. Y es que todo lo tecnológico e informático está acompañado de una serie de desventajas que afectan enormemente a la seguridad y la privacidad de los usuarios. Cómo no, estamos hablando de los hackers.

Al igual que pueden entrar en tu ordenador y borrarte los archivos o robarte tus datos personales, la implementación de las nuevas tecnologías y la conexión a internet e inalámbrica en los nuevos modelos de coche ha provocado que sea más fácil entrar en sus sistemas y manipular algunos elementos como las luces, el ordenador de abordo o incluso las llaves a distancia.

La Organización de Consumidores y Usuarios ha alertado de estos peligros y ha realizado varias pruebas a diferentes modelos de vehículos para comprobar el grado de seguridad informática que tienen. En algunos casos pudieron, por ejemplo, hackear la consola de entretenimiento y cambiarle los tiempos de encendido y apagado. Esta consola controla, entre otras cosas, la tracción del coche o incluso las luces automáticas y, si está sincronizada con otros dispositivos como los smartphones, puede contener datos privados.

Las llaves, el mayor punto débil

Las smart keys o las llaves a distancia son uno de los puntos más débiles de los últimos modelos de coche. Si alguien se acerca lo suficiente a nosotros mientras las usamos para abrir o cerrar el vehículo, puede hackear su señal y anularla, dejando la llave inservible, o incluso clonarla y acceder al automóvil libremente.

Y no se trata solamente de abrir y cerrar el coche, ya que con los nuevos sistemas de arranque la manipulación de una de estas smart keys podría suponer la imposibilidad de poner en marcha en motor del coche.

Por estas mismas razones, la OCU solicita a la Unión Europea un mayor control en la fabricación de los coches que incluyan este tipo de modernas tecnologías. También ha requerido a los diversos fabricantes que los controles de calidad y seguridad de estos modelos sean más estrictos y se blinden ante posibles ataques informáticos. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento