La somatización y el coronavirus: cuando notamos todos los síntomas sin estar infectados

Imagen de un joven con tos.
Imagen de un joven con tos.
©GTRESONLINE

Desde que se inició la pandemia del coronavirus, se generó un creciente pánico entre la ciudadanía a ser contagiado. Ese pánico, a veces, nos puede llevar a notar claramente los síntomas del virus, pese a no estar infectados. Es lo que se llama somatización.

El profesor de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad de La Salle en México, Emiliano Villavicencio, explica a la BBC que "del coronavirus podemos sentir la fiebre, el dolor de cabeza e incluso la tos sin tener la enfermedad". Eso es la somatización.

Estos síntomas son reales y pueden llegar a crear confusión y hacer creer al paciente que tiene la enfermedad, pero su cuadro clínico lo provoca la ansiedad y la preocupación.

En el caso del coronavirus, y según la OMS, los síntomas más comunes son fiebre, tos seca, malestar general y dificultad para respirar.

Según el profesor Villavicencio, "en la somatización, si el paciente cree que le duele la cabeza, es porque realmente le duele, solo que la explicación de este dolor es psicológica". Según el experto, la sobreexposición a noticias sobre el coronavirus puede ser determinante.

"Pacientes completamente sanos pueden experimentar todos los síntomas del coronavirus, es algo normal. Solo que en este caso procuramos tratar el miedo psicológico que genera los síntomas en vez de brindarles medicamentos", dice Villavicencio.

"Durante mi carrera he visto embarazos psicológicos, donde una persona acude al salón de parto y da a luz a un bebé que solo existe en su mente. Incluso hay pacientes que experimentan parálisis del algún miembro del cuerpo. Así que imagínate qué fácil es desarrollar síntomas tan comunes como un dolor general o una tos repentina", dice el experto.

Los especialistas, en estos casos, tienen que descartar las causas físicas y buscar un motivo psicológico par explicar los síntomas.

Diferencia con la hipocondria

Uno de esos motivos puede ser la hipocondria, es decir, el miedo excesivo a enfermar, que no hay que confundir con la somatización.

"La diferencia entre una persona hipocondríaca y un paciente que manifieste signos psicosomáticos se debe a la influencia de un factor ambiental. El hipocondríaco no necesita de ese elemento externo, en esta caso la emergencia sanitaria, para desarrollar ansiedad y experimentar los síntomas de una enfermedad", explica Villavicencio.

Este experto recomienda analizar las noticias y no “"tragarlas" sin más, conocer bien lo que implica tener el coronavirus, "cuya mortalidad no es tan elevada" y consultar "fuentes fiables de información y no cualquier escrito en Facebook".

"Una persona sobreexpuesta es fácil que construya fantasías catastróficas, distorsione la realidad y produzca un estado psicosomático. Desde las ideas y las fantasías se puede entorpecer la atención médica de los países", concluye Villavicencio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento