Diseñan unos auriculares hechos de hongos y microbios como sustitutos al plástico y al cuero

Estos son los primeros auriculares hechos con microbios del mundo.
Estos son los primeros auriculares hechos con microbios del mundo.
Aivan

Los hongos y otros microbios son capaces de producir materiales que pueden competir con el plástico e incluso con el cuero, funcionando bien como sustitutos de estos. Así lo ha querido probar un equipo de científicos y diseñadores en Finlandia, que ha desarrollo los auriculares más sostenibles y respetuosos con el planeta.

Korvaa es una colaboración científica experimental que explora el diseño y las funcionalidades de materiales novedosos, biológicos y cultivados microbianamente. Creado en colaboración entre científicos de Synbio, diseñadores industriales, artistas y cineastas, Korvaa documenta el desarrollo de unos auriculares fabricados exclusivamente con materiales cultivados microbianamente.

El proyecto comenzó a gestarse porque una de sus responsables se dio cuenta del poco uso que se estaba haciendo de materiales hechos por microbios, y de la consecuente pérdida de todo ese potencial.

Si se eligió después probar dicho uso en un producto como los auriculares fue porque, por un lado, son un artículo muy extendido y que se ha popularizado mucho y, por otro lado, están compuestos por diferentes pieles y tipos de plástico. Se trataba, pues, de una forma de probar hasta dónde se puede llegar con materiales biológicos.

Según este estudio, a nivel internacional en 2017 se alcanzaron los 368 millones de auriculares vendidos, los cuales están compuestos en su inmensa mayoría de materiales que dependen de recursos no renovables ni biodegradables. ¿Qué impacto medioambiental tiene esto? “Esto se traduce en una tonelada de plástico, cuero y pieles sintéticas”, afirman en un vídeo sobre el proyecto desde Business Insider.

Los auriculares

La cinta que se coloca en la cabeza está hecha con levadura de panadería que se somete a un proceso químico para convertirse finalmente en una sustancia bioplástica. Después, se utiliza esta sustancia para imprimir en 3D ‘la armadura’ del auricular, de manera que la sustancia se endurece.

Para acolchar los auriculares se utilizan proteínas de hongos y otros materiales vegetales cultivados en el laboratorio, que se inyectan en un molde y se dejan secar, dando como resultado una especie de espuma.

Para cubrir esa espuma vegetal, se hacen unas cubiertas con un material fúngico parecido al cuero: el micelio, el aparato vegetativo de los hongos que le sirve para nutrirse y se encuentra bajo tierra -sería como ‘la raíz’ del hongo-.

Y por si esto fuera poco, para hacer la malla que va en la parte interna el equipo ha creado una telaraña sintética.

Korvaa ha fabricado auriculares exclusivamente con materiales cultivados microbianamente.
Korvaa ha fabricado auriculares exclusivamente con materiales cultivados microbianamente.
Aivan
Mostrar comentarios

Códigos Descuento