La grasa que se acumula en las arterias en realidad puede mantenerlas sanas, según un estudio

  • Ayuda a las arterias a soltar la tensión muscular.
Adherencias en las arterias.
Adherencias en las arterias.
Intermountain Healthcare Heart Institute

Un investigador de la Universidad Estatal de Michigan está sumando nueva evidencia al argumento de que la grasa de las arterias puede desempeñar un papel importante para mantener saludables los vasos sanguíneos, según un estudio que publica en la revista Scientific Reports. Este hallazgo podría afectar a la forma en que los investigadores evalúan los tratamientos relacionados con la acumulación de placa en las arterias o la aterosclerosis, un problema que a menudo puede conducir a un ataque cardíaco.

Esta grasa, conocida como tejido adiposo perivascular (TAPV), ayuda a las arterias a hacer lo que los científicos llaman "relajar el estrés" o soltar la tensión muscular mientras están bajo tensión constante. Esto es similar a la vejiga, que se expande para recoger más líquido y al mismo tiempo evita que se derrame.

"En nuestro estudio, el TAPV redujo la tensión que experimentan los vasos sanguíneos cuando se estira", explica Stephanie Watts, profesora de Farmacología y Toxicología de la MSU. "Y eso es bueno, porque el vaso gasta menos energía. No está bajo tanta tensión".

Lo que hizo que el hallazgo fuera tan emocionante, añade Watts, es que el TAPV ha sido ignorado en gran medida por investigadores que han pensado que su trabajo principal era almacenar lípidos y hacer poco más. Ahora sus hallazgos, basados en resultados anteriores, podrían ayudar a redefinir la forma en que los científicos ven los vasos sanguíneos.

En este momento, los científicos solo dividen los vasos sanguíneos en tres partes: la capa más interna llamada 'tunica íntima', la capa media llamada 'tunica media' y la capa más externa llamada 'tunica adventicia'. Watts quisiera que los científicos reconocieran el TAPV como la cuarta capa, que otros han llamado 'tunica adiposa'. Recibe el nombre de tunica la vaina membranosa que envuelve o recubre un órgano.

"Durante años, ignoramos esta capa: en el laboratorio fue desechada y en la clínica no fue fotografiada. Pero ahora estamos descubriendo que puede ser parte integral de los vasos sanguíneos", apunta la investigadora. "Nuestro hallazgo redefine cuáles son los vasos sanguíneos funcionales y es parte de lo que puede ser disfuncional en enfermedades que nos afectan, incluida la hipertensión. Necesitamos prestar atención a esta capa de un vaso sanguíneo porque hace mucho más de lo que pensábamos originalmente".

Otros investigadores han demostrado que el TAPV desempeña un papel en el funcionamiento de los vasos sanguíneos, al descubrir que secreta sustancias que pueden relajar los vasos sanguíneos, así como sustancias que pueden hacer que se contraigan.

Pero Watts y sus colegas querían probar si el TAPV en sí mismo, en lugar de las sustancias que secreta, podría desempeñar un papel en el rendimiento de los vasos sanguíneos. Así, decidieron probar si proporciona un beneficio estructural a las arterias al ayudar a la función de relajación del estrés. Para ello, probaron la aorta torácica en ratas y descubrieron que aquellos con TAPV intacto tenían más relajación del estrés que los que no.

"Me quedé boquiabierta", admite Watts cuando vio que las piezas con grasa circundante se habían relajado mucho más que las que no. "Hice que cada persona en mi laboratorio viniera a mirar y pregunté: 'Dime si estoy alucinando... ¿crees que esto es real?'". Watts y sus colegas también probaron otras arterias y pudieron duplicar la misma respuesta.

"Esto nos dice que no es solo una vez", asegura. "No es algo que solo se ve en este recipiente en particular o en esta especie en particular o en esta cepa en particular. Pero eso tal vez sea un fenómeno general".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento