Un estudio realizado en Madrid alerta de que el ruido del tráfico aumenta los casos de ansiedad, depresión y suicidio

  • Los investigadores también vinculan el incremento de estas patologías a las olas de frío y calor.
El túnel de Pío XII (sentido M-30) estuvo afectado por las filtraciones de agua.
Acceso al túnel de Pío XII (sentido M-30).
JORGE PARÍS

El ruido del tráfico incrementa los ingresos hospitalarios por ansiedad y depresión e, incluso, el riesgo de suicidio, según ha puesto de manifiesto un estudio llevado a cabo en Madrid entre 2010 y 2013 por expertos de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III (ENS-ISCIII), y que ha sido publicado en Science of the Total Environment.

La investigación, liderada por Julio Díaz y Cristina Linares del departamento de Epidemiología y Bioestadística de la Escuela Nacional de Sanidad y llevada a cabo en Madrid entre 2010 y 2013, concluye que la contaminación acústica por ruido de tráfico urbano debe de considerarse un importante factor de riesgo en la aparición y en la exacerbación de los síntomas de estas enfermedades

En concreto, el trabajo explica que la capacidad de la contaminación acústica urbana para estresar el sistema nervioso se determina en dos niveles. Por un lado, tiene un impacto psicológico ligado a la excitación del hipotálamo tras la llegada del sonido a las estructuras talámicas auditivas; y por otro, hay alteraciones orgánicas en el eje hipotalámico pituitario adrenocortical (HPA) y el sistema simpático adrenal medular (SAM).

Por este motivo, se ha analizado la influencia de los indicadores de contaminación acústica en los ingresos urgentes diarios por ansiedad, depresión así como el número de suicidios diarios. Además, se han estudiado variables más conocidas como, por ejemplo, las concentraciones diarias de contaminantes como el NO2, PM10, PM2,5 y O3, y las temperaturas en olas de frío y de calor, cuya relación con sus impactos sobre la salud está más consolidada.

De esta forma, los investigadores han comprobado que los ingresos por ansiedad, depresión y suicidio sí están relacionadas con los niveles de ruido equivalente (LEQ), y que también se producen más casos de ansiedad ligados a temperaturas extremas en olas de frío. No obstante, no se han visto vínculos entre los contaminantes químicos y la aparición de las citadas patologías.

Por todo ello, los autores han destacado la necesidad de realizar más estudios al respecto para sustentar las conclusiones de su trabajo, si bien han recordado que los nuevos datos "consolidan" una hipótesis ya observada en investigaciones previas: que la contaminación acústica podría tener un mayor impacto en la salud que la contaminación química urbana, tanto en el número de enfermedades a las que afecta como en el riesgo atribuible a este contaminante.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento