El filete vegetal impreso en 3D y otras cosas que nos comeremos en el futuro

  • Nuevas empresas han inventado filetes o gominolas que se imprimen en 3D.
  • Una pulsera personalizada señala qué lineales del supermercado convienen a nuestra dieta.
El filete de la 'startup' Novameat es vegetal y se imprime en 3D.
El filete de la 'startup' Novameat es vegetal y se imprime en 3D.
NOVAMEAT

Las cosas que comemos y cómo las comemos han cambiado mucho en los últimos 25 años, pero más van a cambiar en los próximos 25. Hemos sobreexplotado el planeta y sus recursos, y el cambio climático, la crisis climática, es la primera parte de la inminente factura. Llegan cambios muy profundos.

Y lo vamos a notar en lo que poco a poco va ir colonizando nuestra despensa. Hoy nos sorprendemos, pero en el inmediato futuro comeremos filete vegetales impresos en 3D, gominolas también salidas de una impresora o haremos nuestros propios refrescos en casa (cosa que en realidad no es nueva).

En una reciente jornada de transferencia tecnológica celebrada en la sede del Centro Nacional de Tecnología Alimentaria (CNTA), se han repasado las nuevas tendencias alimentarias. Como cuenta EFE, se encargó de ello Beatriz Romanos, editora de TechFood Magazine.

Una startup de Barcelona trabaja en diseñar un filete de origen vegetal imprimible en 3D. Y otros emprendedores, estos de Londres, han desarrollado unas gominolas imprimibles que contienen los nutrientes en capas y se adaptan al perfil de consumidor.

La empresa norteamericana BeeHex trabaja en la fabricación de raciones de alimentos impresas en 3D para soldados, una experiencia que quieren llevar al mundo civil. Y Pepsico ha comprado una empresa para hacer refrescos en casa.

"A futuro, la tendencia es avanzar hacia una nutrición de precisión"

Más cosas que vienen. En algunos supermercados de Londres de la cadena Waitrose se ha lanzado un espacio en el que el cliente se hace un test de ADN que se complementa con una pulsera que muestra la información personalizada en formato de semáforo. En función de todos esos datos, la pulsera va marcando en los lineales qué conviene comprar o no para la dieta.

“A futuro, la tendencia es avanzar hacia una nutrición de precisión“, dice Romanos. En el campo de la alimentación, asegura, no se pasará de la situación actual a la nutrición personalizada en un solo día, pero tecnologías como la inteligencia artificial o el Big Data, entre otras, van a ir generando posibilidades tanto en el producto como en la forma de fabricarlo, así como en la manera que tienen las empresas de relacionarse con el cliente.

También hay tendencia a la personalización en los restaurantes. VitaMojo es una cadena británica que se ha unido a una empresa de ADN. De esa cooperación ha nacido un menú que ofrece al comensal justo lo que necesita en función de su perfil y su demanda a nivel nutricional. El Basque Culinary Center también está trabajando en ello.

El efecto Neflix en alimentación, pero contra el planeta

Ofrecer productos completamente personalizados y de forma inmediata es el gran reto al que se enfrenta la industria alimentaria. Se trata del “efecto Netflix”, un fenómeno que ya está cambiando las formas de producir y de comercializar bienes y servicios en todo el mundo. Los consumidores se han acostumbrado a tener lo que quieren, cuando quieren y donde quieren, aunque eso vaya contra la salud del planeta.

Para los millenials, explica Romanos, estas experiencias “son algo natural, son personas nativas en ese aspecto, están acostumbradas a la conveniencia, a la inmediatez y a la relevancia. Quieren sentirse diferentes y demandan lo que es relevante para ellas” y las empresas “se adaptan a esa forma de consumo” y se adentran en la llamada “economía de las expectativas“.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento