Cachopo de cecina y queso de cabra
Cachopo de cecina y queso de cabra  EMMA GARCÍA

El primer sábado de cada mes de agosto (siempre que no caiga en día 1 o día 2) se celebra entre Arriondas y Ribadesella (Asturias) el Descenso Internacional del Sella, o como dicen en bable les piragües. Más de mil piraguas descienden por el río Sella los 19 km que separan estas dos localidades, y lejos de ser solo una competición deportiva, les piragües es la fiesta popular por la que más orgullo sienten los asturianos y asturianas.

Si estamos en Asturias es imposible no hablar de su gastronomía y, por supuesto, de sus cachopos, probablemente el plato más popular después de la fabada. Recetas hay muchas y en cada casa tienen su forma de prepararlos. Nosotros tuvimos la suerte de que la Sra. Carmen nos abriera las puertas de su casa en Ribadesella y nos preparara unos increíbles cachopos de cecina y queso de cabra en la misma cocina en la que crío (y alimentó) sola a sus 5 hijos.

Carne de ternera de buena calidad es esencial para conseguir unos buenos cachopos. Podemos usar cualquier queso de cabra, pero si es asturiano mejor que mejor, y con la cecina lo mismo, cuanto más buena mejor resultado. Con todo esto y un poco de cariño podemos hacer unos cachopos en casa cada vez que echemos de menos Asturies y si no podamos hacer una escapada veraniega para ver el descenso del Sella, que es todo un espectáculo.

Ingredientes

  • 4 filetes de ternera abiertos por la mitad a modo de librito u 8 filetes finos sueltos
  • 8 lonchas de cecina
  • Queso de cabra
  • 150 gr. de pan rallado
  • 2 huevos
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación

Si ya nos hemos hecho con unos buenos filetes de ternera, solo tenemos que abrirlos si nos los han hecho a modo de librito y untar las dos partes interiores con queso de cabra. Si no es fácil de untar, podemos poner trocitos de queso, eso sí sin pasarnos para que no se salga todo el queso fundido al freír los cachopos. Si tenemos los filetes de ternera sueltos, hacemos lo mismo por las dos caras que quedarán en el interior, es importante que los dos filetes tengan el mismo tamaño para que encajen al juntarlos.

Sobre el queso ponemos un par de lonchas de cecina para cada cachopo y cerramos los dos filetes como si fuera un bocadillo de carne. Echamos sal sobre la parte exterior de los filetes antes de empanar.

Preparamos dos platos, uno hondo con los huevos batidos y uno plano con el pan rallado.

Empapamos los cachopos con el huevo y a continuación rebozamos con el pan rallado. Los dejamos reposar unos minutos para que se seque el pan rallado.

Echamos abundante aceite de oliva virgen extra en una sartén antiadherente y freímos a fuego medio los cachopos por los dos lados hasta que ambos estén dorados. Con 2 minutos por cada lado será suficiente.

Vamos dejando los cachopos sobre papel absorbente y ya estarán listos para servir.