Siete ayudas a la conducción que hacen tu coche más seguro

Más de 350.000 automóviles de Nissan están equipados con el Sistema ProPilot.
Más de 350.000 automóviles de Nissan están equipados con el Sistema ProPilot.
Pixabay

Cada vez es más común que los nuevos modelos de coches lleguen al mercado con más prestaciones para que el conductor pueda elegir un vehículo que le resulte fácil y cómodo de conducir.

Esta tecnología se conoce como 'sistemas de ayuda a la conducción' y se incluye dentro de los elementos de seguridad del vehículo, ya que su fin último es conseguir que nuestro coche sea un lugar más seguro.

Dentro de esta categoría se incluyen prestaciones como:

Frenada de emergencia

Aporta al conductor una seguridad extra ya que puede confiar en que su coche responderá y se detendrá si un imprevisto se cruza en su camino.

Sensores de aparcamiento

A todo el mundo nos resultan un poco molestos al principio, ya que manualmente somos capaces de apurar mucho más de lo que los sensores nos indican que es lo sensato. Sin embargo, una vez que los has probado, no quieres prescindir de ellos ya que se convierten en una ayuda clave para evitar los pequeños incidentes (como rayas en la carrocería) cuando estás aparcando.

Cámara trasera

Puede que las primeras veces seas un poco reticente ya que supone aprender a aparcar de otra forma diferente a la que estás acostumbrado, pero al cabo del tiempo se convierte en un aliado imprescindible para dejar el coche aparcado en sitios que no sospechabas que pudieras entrar.

Luces automáticas

La iluminación de los coches permite ver y ser visto. En la importancia del uso correcto de las luces radica esta prestación tecnológica que adapta de forma automática el nivel de luz tras medir la luminosidad ambiental.

Detector de ángulos muertos

El adelantamiento en carretera es una maniobra peligrosa, por eso, este adelanto tecnológico puede resultar de gran ayuda a los conductores en un momento delicado. Sin embargo, es importante recalcar que este sistema de ayuda a la conducción no exime al conductor de mirar por los retrovisores antes de llevar a cabo la maniobra.

Sin embargo, a pesar de los avances, algunas de estas prestaciones no siempre son tan seguras como podríamos pensar. Por ejemplo, hay dos que no están recomendadas por la Euroncap:

Control de crucero adaptativo

El objetivo de esta prestación es ajustar de forma automática nuestra velocidad para circular al ritmo del resto de vehículos.

Se trata de un elemento que funciona adecuadamente pero hay dos casos en los que puede ser peligros:  frena con mayor lentitud de la necesaria cuando un vehículo cambia bruscamente de carril y se nos pone delante; y no responde ante obstáculos inesperados.

Asistente de mantenimiento de carril

Esta tecnología sirve para evitar descarrilamientos inesperados. Sin embargo, existen modelos que no permiten hacer un giro brusco en caso de necesidad, lo que puede ponernos en riesgo mientras utilizamos este asistente por la imposibilidad de esquivar, por ejemplo, un bache en la carretera.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento