Pienso para perros
La cantidad de pienso varía en función de la edad y el peso del perro. GTRES

Una investigación llegada a cabo desde julio de 2018 por la FDA (la Administración de Alimentos y Drogas de EE UU, equivalente a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) ha concluido que existe un potencial vínculo entre determinadas marcas de piensos para perros con la posibilidad de que los canes desarrollen miocardiopatías.

El estudio señala los alimentos para canes etiquetado como "sin grano" que contienen una elevada proporción de guisantes, lentejas y otras semillas leguminosas y/o patatas en diferentes formas como ingredientes principales (enumerados entre los diez primeros y por delante de las vitaminas y los minerales).

Muchos de estos casos son cruces de perros que previamente no habían sido diagnosticados con predisposición genética a surfrir enfermedades del corazón.

El Centro de Medicina Veterinaria del FDA continúa investigando esta potencial asociación. Sin embargo, este informe concluye ya que "basados en los datos obtenidos y el análisis de los mismos hasta el momento, FDA considera que la relación entre la dieta de los perros y las miocardiopatías caninas es un complejo problema científico que puede envolver múltiples factores".

"Entendemos la preocupación que los dueños de los perros han expresado al respecto: esta enfermedad puede ser severa, incluso mortal, y en muchos casos se reporta una alimentación basada en comida etiquetada como 'sin grano'", agrega el informe.

La miocardiopatía caninca es una enfermedad genética, habitual en razas grandes como el dóberman, gran danés o el lobero irlandés, sin embargo FDA ha detectado casos en chihuahuas, bull terriers o yorkshire terriers, que son de menor tamaño.

Entre las marcas que señala el estudio, en primer lugar se encuentra Acana, seguida de Zignature o Taste of the Wild. La FDA ha gregado que también las fórmulas de pienso seco ha sido hasta el momento las que más casos de miocardioparías han reportado.