Consejos para viajar con bebés en el coche este verano

Las sillas de coche para niños y bebés no siempre han existido, ya que las primeras leyes respecto a ellas se establecieron en 1985. En la actualidad, no solo es ilegal no tener una silla en el coche si un niño de corta edad viaja en su interior, sino también salir del hospital con un recién nacido sin una.
Las sillas de coche para niños y bebés no siempre han existido, ya que las primeras leyes respecto a ellas se establecieron en 1985. En la actualidad, no solo es ilegal no tener una silla en el coche si un niño de corta edad viaja en su interior, sino también salir del hospital con un recién nacido sin una.
GTRES

Si eres de los que conocen las ventajas de irse de vacaciones en su propio vehículo y ya tienes preparado un plan familiar para escaparte en verano, ten cuidado, viajar con niños pequeños en el coche supone una serie de situaciones que es mejor tener controladas para garantizar la seguridad de los menores.

Además de llevar el coche a una revisión para tener todo a punto antes de emprender el viaje, es importante comprobar que el aire acondicionado también funciona correctamente y, en caso de que no sea así recargarlo. Esto es muy importante ya que los bebés son más vulnerables a las altas temperaturas y debemos evitar que sufran un golpe de calor controlando la temperatura del habitáculo.

Según indican en la RACE, un coche expuesto al sol en un día en el que la temperatura exterior es de 36 grados centígrados puede alcanzar los 67 grados en su interior en tan solo 15 minutos. A esta temperatura, el interior del vehículo se convierte en un auténtico invernadero en el que la temperatura corporal del niño puede incrementarse de los 36-37 grados habituales en cualquier ser humano hasta los 42 o 43 grados.

Sin embargo, esto no significa que viajar con el aire acondicionado puesto a tope sea la solución. Es una gran ayuda, sin ninguna duda, pero es necesario hacer uso de él con moderación ya que un exceso de frío por este medio puede resecar las mucosas e irritar el sistema respiratorio. Además, es importante comprobar que el flujo de aire no está dirigido hacia el bebé.

En resumen, si viajamos con el bebé, además de comprobar periódicamente su temperatura y adaptar la del habitáculo para que viaje cómodo sin excesivo frío ni calor, hay una serie de consejos que debemos tener en cuenta:

  • No programes viajes excesivamente largos. Si el bebé es muy pequeño, debido al riesgo de asfixia postural no se recomienda que viajen más de hora y media o dos horas en la sillita. Es mejor partir el viaje, sacarlo, tumbarlo, darle de comer…  Y, aunque pares a descansar, no se recomienda hacer más de seis horas al día en coche.
  • Evita en la medida de lo posible las zonas y horas de tráfico intenso.
  • Usa parasoles para evitar que la luz del sol le dé directamente a través de la ventanilla.
  • No abrigues demasiado al niño, ni dejes que viaje en la sillita con abrigos o chaquetas sintéticas. El niño debe viajar con ropa cómoda, holgada y ligera para que el sistema de retención homologado actúe de forma eficaz.
  • Nunca, bajo ningún concepto dejes al pequeño solo en el interior del coche
Mostrar comentarios

Códigos Descuento