Coche eléctrico. Recarga coche eléctrico.
Coche eléctrico. Recarga coche eléctrico. EUROPA PRESS - Archivo

Parece que los coches eléctricos son el futuro de la automoción. Cada vez son más los conductores que, dispuestos a adquirir un nuevo vehículo se plantean el que sea eléctrico, tanto es así que las ventas no han dejado de subir. De hecho, se prevé que para el año 2040 uno de cada tres coches vendidos sea eléctrico.

Sin embargo, a pesar de las buenas previsiones, este sector todavía genera muchas dudas en la gran mayoría de la población. Existen a día de hoy muchos compradores que se plantean si resulta rentable comprar un coche eléctrico, ya que, aunque está empezando a bajar, su precio de venta continúa siendo muy elevado y suponen una importante inversión inicial. Aunque este factor se contrarresta con que el hecho de que estos vehículos tienen un menor coste de mantenimiento, lo que ya ha ayudado a que haya en el mercado actual algunos modelos asequibles, cuya relación calidad precio es inmejorable

¿Quiere esto decir que ha llegado el momento de comprar un coche eléctrico? No, ya que, si bien el precio final y el mantenimiento son importantes para el comprador, existen más factores a tener en cuenta como el hecho de que estos modelos son muy dependientes de la tecnología para temas tan importantes como su autonomía, a pesar de los grandes avances de estos últimos años, y exceptuando algunos modelos de Tesla, la autonomía real de estos vehículos aún suele resultar escasa para emprender viajes largos.

Teniendo esto en cuenta, si te planteas adquirir un coche eléctrico, quizá tu mejor opción sea acudir al renting. De esta forma, si en tres o cuatro años el coche queda obsoleto, no supone un problema y también evita al propietario sufrir otros problemas como la degradación de la batería (otro de los puntos débiles de los coches eléctricos, ya que se estima en un 20% de pérdida de autonomía durante los primeros ocho años). Con el renting a particulares, todos estos problemas desaparecen ya que el conductor puede cambiar de vehículo a medio plazo y conducir otro coche ecológico a medio plazo y la compañía arrendadora se hará cargo del coche que ha quedado desfasado.