Deportivo y eléctrico: así será el nuevo modelo de Lotus
Los coches eléctricos se están convirtiendo en los protagonistas de las carreteras.  Pixabay

Aunque todo parece apuntar a que los coches eléctricos son el futuro de la automoción, todavía hay que preguntarse si sale rentable su adquisición. Puede que su compra requiera una gran inversión en un primer momento, pero con su escaso coste de mantenimiento y el fomento de nuevas normativas que lo potencian hacen que merezca la pena a largo plazo. Además, cuentan con menos restricciones de movilidad. Aquellos que no se atrevan a dar el salto definitivo a la movilidad eléctrica tienen una gran alternativa: el mercado de ocasión. Pero, ¿por qué es un buen momento pare ello?

Este tipo de vehículos suponen un ahorro de más del 55% respecto a los modelos nuevos, según el portal Milanuncios.com. La mayoría de vehículos eléctricos de segunda mano apenas tienen cinco años, por lo que se dispone de coches a pleno rendimiento. Su vida útil también es mayor y sus costes de mantenimiento son menores que en otras tipologías. Pese a ello, en España solo el 10% de los coches en España será eléctrico en 2030

Algunos de los eléctricos más populares están en el mercado de ocasión con una diferencia de 10.000 euros entre unidades nuevas y las de segunda mano. Ejemplo de ello es el Nissan Leaf, cuyo precio de fábrica ronda los 32.000 euros, mientras que su modelo de ocasión puede llegar a bajar hasta los 15.000. También es el caso del Renault Zoe, que parte de cerca de 22.000 recién salido de fábrica, mientras que se puede encontrar a partir de los 12.000 euros de segunda mano.

Por tanto, merece la pena contemplar la opción del mercado de ocasión a la hora de adquirir un coche eléctrico, sobre todo si se plantean dudas sobre su rentabilidad y el futuro del sector automovilístico. Los aspectos que hay que tener en cuenta para saber si la compra es rentable es la autonomía del vehículo de ocasión, en comparación con uno nuevo.

Con todos los coches de segunda mano: seguridad y revisión

Aunque se trata de un vehículo eléctrico, en el mercado de segunda mano hay que tomar todas las precauciones posibles sea cual sea el tipo de coche. Por ello, hay que hacerse ciertas preguntas para estar completamente seguro de su adquisición y también merece la pena revisar algunas partes del coche.