Si va a comprar un coche de segunda mano, estos son los puntos que debe revisar
Un precio más económico es la principal razón por la que muchos conductores eligen un vehículo de segunda mano.  Freepik

Las ventas de coches de segunda mano en España crecieron un 9,2% en 2018 , hasta alcanzar las 2.276.344 unidades comercializadas. Se trata de una opción que requiere menos trámites para su obtención y más económica, debido, en parte, a la depreciación que sufren los coches con el paso de los años. Estas ventajas económicas suelen animar a aquellos que no pretenden asumir un gran desembolso para adquirir su vehículo. Antes de cerrar la compra, el futuro conductor debe conocer ciertas cuestiones  como porqué se vende y cuántos kilómetros tiene. También es recomendable realizar una revisión exhaustiva para comprobar su correcto funcionamiento ya que puede ocurrir que, pese a tener una carrocería muy cuidada, esté repleto de averías mecánicas. Aunque se cuente con la ayuda del mecánico de confianza, estos son los puntos cuya revisión es indispensable antes de la firma del contrato de compra-venta.

Los bajos. La suspensión delantera ha podido sufrir si no se ha respetado el límite de velocidad en ciertos badenes. En caso de que estén muy deteriorados, significa que ha sido poco cuidado.
Puertas y juntas. Hay que comprobar que las puertas y las juntas ajustan a la perfección. En el primer caso, si hacen ruido o cuesta cerrarlas puede significar que existen problemas en las estructuras. También ocurre en las ju
Pequeños golpes en lunas y en la pintura. La mejor cara que puede presentar un coche cuidado es que su pintura sea uniforme. Hay que prestar atención a los posibles cambios de tonalidad que evidenciarían una pieza sustituida y, también, a que las lunas no presenten ningún golpe.
Motor. Su revisión es fundamental ya que cualquier avería puede suponer un coste elevado. Lo recomendable es solicitar toda la información de la que se disponga y comprobar varias veces su arranque. Además, hay que prestar atención al momento en el que haya que cambiar la correa de distribución, no vaya a ser próximo a la compra, porque supone un gran desembolso.
Suspensiones y frenos. Para comprobar el perfecto estado de las primeras, solo hay que apoyarse en el capó y verificar que no rebota. Respecto a los segundos, son una de las partes del coche que suelen deteriorarse. Hay que revisar que el coche frena sin hacer ruidos y el estado de las pastillas de freno.
Desgaste del volante y de los asientos. En el interior del vehículo, uno de los aspectos más importantes es el volante que si está muy desgastado querrá decir que el coche ha sido muy usado. Lo mismo ocurre con los asientos. Si estos tienen alguna característica especial (retráctiles, eléctricos...) hay que asegurarse que funciona sin necesidad de emplear la fuerza. Si el vendedor del vehículo ha empleado fundas, se debe exigir ver la tapicería original para comprobar su estado.
Alfombrillas. Aunque parece un asunto baladí, las alfombrillas dicen mucho de los cuidados que ha recibido un coche. Además, el coche de segunda mano debe tenerlas o, de lo contrario, se puede exigir su compra.
Cinturones de seguridad. Suelen ser unos elementos que dan pocos fallos pero no está de más comprobar que funcionan correctamente y que no se quedan bloqueados con facilidad.