Preguntas que siempre hay que hacer antes de comprar un coche de segunda mano
Pedir el libro de mantenimiento es esencial para conocer la historia del coche. Freepik

La compra de vehículos de segunda mano es una práctica cada vez más extendida en nuestro país. De hecho, según datos de Ideauto para la patronal Ganvam, las ventas de turismos de ocasión en España crecieron en el pasado año un 9,2% respecto a 2017, hasta alcanzar las 2.276.344 unidades comercializadas. Así, esta tendencia al alza refleja que los conductores ya no solo se centran en la novedad y que contemplan que, más allá del placer de estrenar, hay muchas ventajas que solo un vehículo usado puede dar.


Uno de los pros más sugerentes para quienes buscan coche es que, a menudo, es fácil dar con turismos en muy buen estado (como los de ocasión, en los concesionarios, o los de renting y leasing, en bancos) por un precio muy reducido respecto al de su salida al mercado. También influye en la decisión el hecho de que se deprecie menos con el paso de los años, el seguro será más bajo (si no es un modelo vintage) y el proceso de compra será más rápido que si se invierte en un vehículo nuevo.

Unas ventajas económicas muy atractivas que, sin embargo, no deben cegar al comprador a la hora de decantarse por una oferta. Por eso, para evitar sorpresas si la idea es comprar un coche de ocasión, lo mejor es tener preparadas las cuestiones fundamentales que se le deben hacer al vendedor para asegurar una buena compra o, al menos, justa.

Cinco preguntas que querrás hacer antes de comprar un coche de ocasión

  • ¿Por qué se vende? Aunque puede parecer una cuestión obvia, e incluso descarada, el motivo suele ayudar a hacerse una primera idea sobre el estado del vehículo y las condiciones contractuales que se esperan del trato. Además, a través de esta pregunta, se puede conocer mejor al vendedor y establecer una relación más cercana de cara al proceso de compra.
  • ¿Cuántos kilómetros tiene? Es una pregunta clave, pues de la respuesta dependerá en gran parte la fijación del precio final. Si bien es cierto que no hay una respuesta exacta (el número de kilómetros recorrido está estrechamente ligado con la antigüedad del coche y el uso que se le haya dado), es importante que no sobrepasen los 130.000 kilómetros si se busca disfrutar de sus mejores años.
  • ¿Está disponible el libro de revisiones? Conocer el estado del vehículo que se quiere comprar durante los últimos es esencial para acertar en la compra. Para ello, hay que solicitar el libro de mantenimiento, en el que deben aparecer los sellos realizados tras las revisiones en instalaciones oficiales, así como las averías que haya podido tener. También es conveniente solicitar la ficha técnica para saber de primera mano si ha superado todas las ITV a la primera o, si, por el contrario, ha debido pasar primero por el taller.
  • ¿Puede inspeccionar el coche un mecánico de confianza? Es posible que, de cara a la primera visita al vehículo, el vendedor asegure o incluso certifique que un mecánico ha dado su visto bueno al coche. Sin embargo, debido a las cuantiosas cantidades que implica su compra, es importante contar con una segunda opinión que confirme la versión inicial: la del mecánico habitual.
  • ¿Cómo va a ser el contrato compra-venta? Igual que ocurre con las viviendas que no son de obra nueva, un coche usado puede acumular facturas y multas sin pagar que pasen directamente al próximo dueño. Así, hay que pedir un informe sobre la situación del coche y asegurarse de que en el contrato no existe ninguna cláusula que establece algún término final con el que no se está conforme. Además, no hay que olvidar que toda compra tiene una garantía, incluida la de los vehículos de ocasión, por lo que se pueden exigir responsabilidades si se descubre que la venta ha sido fraudulenta.