Un hombre fumando un porro.
Un hombre fumando un porro. PIXABAY

El alcohol, el cannabis y el MDMA son las drogas más consumidas antes o durante el sexo independientemente del género y de la orientación sexual, según ha revelado un estudio publicado en la Journal of Sexual Magazine y referido por el portal web Gizmodo.

Los autores del informe, en su mayoría británicos, se basaron en los datos de la Encuesta Mundial de Drogas de 2013, que recoge los hábitos de consumo de los ciudadanos de diferentes países. Los investigadores analizaron las respuestas de casi 23.000 personas que participaron ese año en el estudio y contestaron preguntas sobre la mezcla de sustancias estupefacientes con el sexo.

En la encuenta, más del 20% de los consultados reconocieron emplear drogas para mejorar sus experiencias sexuales. La investigación desveló también que aproximadamente el 60% los hombres y mujeres preguntados había bebido alcohol antes de mantener relaciones.

El cannabis fue la segunda sustancia más consumida, de acuerdo con el informe. Un tercio de los hombres declaró haberla mezclado con el sexo, mientras que el porcentaje de mujeres ascendió al 25%.

La tercera droga más usada antes del sexo fue el MDMA, ya que un 15% de los encuestados, tanto hombres como mujeres, reconocieron haberla tomado. Otras sustancias citadas por los consultados fueron la ketamina, el popper y el citrato de sildenafil (Viagra).

El autor principal del estudio, el psicólogo británico del University College of London, Will Lawn, advierte en una entrevista concedida a Gizmodo que estos resultados no son representativos de la población general, por lo que se desconoce la prevalencia real del sexo relacionado con las sustancias.

"Es necesario ampliar los grupos de estudio"

Lawn explica que muchos de estos estudios que investigan la relación entre drogas y sexo, una práctica conocida como "chemsex", se han centrado tradicionalmente en hombres que mantienen relaciones homosexuales. Con frecuencia, informa, se ha analizado el uso que hace este colectivo de las "drogas de club", como el MDMA, para mejorar sus relaciones, pero asegura que "es necesario" saber cómo se comportan el resto de grupos.

De acuerdo con el estudio, los hombres homosexuales y bisexuales reconocieron hacer un uso más intenso de la mayoría de las drogas durante sus relaciones y algunos admitieron hacerlo con la intención de que fueran más placenteras.

Asimismo, las mujeres bisexuales refirieron un consumo mayor de sustancias estupefacientes que las heterosexuales para mejorar sus relaciones.

Distintos efectos según la sustancia

El estudio también señala los diferentes resultados obtenidos según el tipo de droga consumido. Así, el MDMA y GHB/GHL, con efectos parecidos al alcohol, son los que han proporcionado a los usuarios las experiencias más positivas. Así, el primero se asoció al aumento de la intimidad, mientras que el segundo se vinculó al incremento del deseo sexual.

Además, el autor principal del estudio desaconsejó la mezcla de estas sustancias con alcohol o con otros depresores, recomendó no tomar más de un mililitro y contar con el consentimiento de la pareja antes de mantener relaciones sexuales.