¿Sabes qué significa la etiqueta de tu neumático?
Los neumáticos de un coche son uno de los elementos más importantes del vehículo.  Freepik

Los neumáticos de los coches son uno de los elementos más importantes del vehículo. Están en contacto directo con el asfalto y, por tanto, son los más susceptibles de desgaste por rozamiento.

Para asegurarse de que están en buen estado hay que revisar la presión de las ruedas (siempre con los neumáticos en frío), la profundidad de la rodadura y si respondan a las órdenes del volante.

En el mercado existen diferentes tipos y marcas de neumáticos. La calidad de las ruedas depende de la seguridad que aportan, de su durabilidad y, también, de su capacidad para mejorar el rendimiento del coche. A la hora de elegir las ruedas más adecuadas para un coche hay que saber interpretar la etiqueta del neumático.

¿Cómo leer la etiqueta de un neumático?

Tal y como explican desde la DGT, la etiqueta europea clasifica a los neumáticos en función de tres criterios: consumo de carburante, seguridad y ruido ambiental o exterior.

  • Consumo de combustible: evalúa el nivel de resistencia a la rodadura y de qué forma contribuye a ahorrar carburante. Con un código de letras de la A a la G y una gama de colores del verde al rojo (siendo la A la más eficiente y la G, la menos eficiente) indican conjuntamente el grado de resistencia de rodadura y, por tanto, el consumo de combustible y las emisiones contaminantes. Debido a las restricciones de gases contaminantes, la Unión Europea prohibió la venta de neumáticos de clase G en 2014 y de clase F en 2018.
  • Agarre en mojado: mide la distancia de frenado a 80 km/h sobre mojado, entre categorías que se sitúan entre 3 y 6 metros, siendo A la mejor y G la peor. Entre ellas hay una notable diferencia de 18 metros. Los neumáticos más seguros tienen más agarre, pero esto supone un mayor consumo de combustible.
  • Nivel de ruido: se mide en decibelios (dB) desde el exterior del coche y se acompaña en la etiqueta con ondas. Una onda significa ruido mínimo, 3 dB como mínimo por debajo del límite. Dos ondas, entre 3 dB y el límite permitido (ruido moderado). Tres ondas equivale a más de 6 dB (supera el límite europeo).