Croissants de chocolate
Croissants de chocolate  EMMA GARCÍA

Podríamos liarnos a preparar unos croissants caseros "de verdad" siguiendo una receta de maestros artesanos franceses y aún así sería difícil alcanzar esa maravilla que podemos encontrar en la mayoría de boulangeries galas. Pero siempre podemos preparar una versión rápida y casera para quitarnos el antojo de croissant de chocolate. Y la verdad es que, sin ser perfectos, quedan ricos y bastante resultones.

Solo vamos a necesitar una o dos masas de hojaldre (mucho mejor si son caseras, claro, pero vamos a hacer un poco de trampa) y crema de cacao, que también podemos preparar en casa, o unas onzas de chocolate. Con un huevo para pincelar ya tendremos todos los ingredientes necesarios para preparar esta merienda especial.

Y si queremos hacer algo más variado, solo tenemos que cambiar el relleno y usar mermeladas o dulce de leche. O para versiones saladas, quesos, sobrasada, jamón... Estos pequeños croissants admiten todas las versiones que podamos imaginar.

Ingredientes

(Para 8 croissants medianos)

  • 1 lámina de hojaldre redonda
  • 40 gr. de crema de cacao
  • 1 huevo para pincelar
  • Azúcar glass (opcional)

Preparación

Lo primero que tenemos que hacer es extender la lámina de hojaldre y con un cuchillo afilado o un cortador de pizza cortar 8 triángulos iguales (primero dividimos la lámina en cuatro y después cada cuarto lo dividimos en dos).

Ponemos en la parte más ancha del triangulo 5 gramos de crema de cacao o, si preferimos, una onza de chocolate, las dos cosas funcionan igual de bien.

Enrollamos desde la parte ancha del tringulo hasta la más estrecha y presionamos los lados y la punta del triangulo para sellarlo, doblando los lados para hacer la clásica forma de cuernos de croissant.

Los ponemos sobre papel de horno o en una bandeja antiadherente apta para horno. Batimos un huevo y pincelamos los croissants.

Ponemos la bandeja en el horno precalentado a 200º y horneamos unos 15 minutos vigilando que no se quemen. Si aún no ha pasado ese tiempo y se están dorando demasiado por arriba, podemos cubrirlos con un papel de horno y dejarlos unos minutos más para que la masa no quede cruda por dentro.

Sacamos del horno y dejamos templar. Opcionalmente podemos espolvorear azúcar glass por encima con ayuda de un colador pequeño. Dejamos enfriar del todo para que nadie se queme con el relleno de chocolate que aguanta muy caliente un buen rato.