Qué hacer en caso de accidentes de tráfico: 5 pasos para no perder los nervios
Antes de actuar, hay que valorar los daños y avisar a los servicios de emergencias. Freepik

Sufrir un accidente es una de las situaciones, junto al avistamiento de un kamikaze, que más tensión ocasiona en la carretera, pero, tanto se esté implicado como si no, en esencial mantener la calma para evitar agravar la situación. Por ello, tener claro cuál es el protocolo de actuación ante un siniestro puede ayudar a atender de manera más rápida y efectiva todos los factores que hay que controlar si se da esta situación en carretera.


Si estás implicado en el accidente...

El protocolo PAS (Proteger, Avisar y Socorrer) es lo primero que hay que aplicar en caso de sufrir una colisión y no estar herido (o, al menos, no grave). De esta manera, estando fuera de peligro, habrá que avisar a los servicios de emergencia y alejar del peligro a los heridos que no puedan hacerlo por su propio pie, llevándolos a un sitio seguro.


Después, es esencial señalizar el lugar del accidente para evitar que otros conductores puedan correr peligro. Habrá que tomar las mismas medidas de actuación que en caso de avería y, con el chaleco reflectante puesto, colocar los triángulos de emergencia para facilitar la visibilidad del siniestro: dos en caso de que sea una calzada de doble dirección o uno en la parte trasera en caso que solo tenga un sentido.


Una vez comprobado que ninguno de los implicados necesita primeros auxilios (en caso de ser así solo es recomendable aplicarlos si se tienen conocimientos básicos sanitarios), toca hablar con el otro conductor y hacer una valoración inicial de daños, en la que siempre debe primar el estado de salud y no el del coche. Estudiada la situación, y siempre y cuando solo existan percances materiales, hay que rellenar el parte de accidentes (exista o no acuerdo entre los implicados), y continuar el viaje si el vehículo está en buen estado.De no estarlo, habrá que llamar al seguro para saber si cubre la asistencia de la grúa y cuáles son los pasos a seguir para facilitar la investigación del siniestro.


Si no estás implicado

En caso de presenciar un siniestro en el que corra peligro la integridad de los implicados, lo fundamental es no perder los nervios y frenar de golpe, ya que podría ocasionar un coche en cadena, y aplicar el PAS. Así, lo mejor es poner las luces de emergencia para advertir a otros conductores del suceso, reducir la velocidad y estacionar el coche en el arcén con cuidado. Acto seguido, y sin salir del coche para evitar un atropello por descuido, hay que llamar a los servicios de emergencia para alertar de lo sucedido.


Si, por el contrario, en el lugar del accidente ya están las autoridades o no ha sido de gravedad (ni compromete la seguridad del resto de conductores), lo mejor es seguir circulando con normalidad y extremar las precauciones para que los nervios no jueguen una mala pasada.