Los churros de la discordia: con queso y ketchup
Los churros de la discordia: con queso y ketchup MORRISONS

Tras echarle chorizo a la paella, meterla dentro de un sandwich y versionar la sagrada tortilla de patata, Inglaterra ha decidido llevar un poco más allá su incansable guerra gastronómica contra España atacando otro de los pilares nacionales: los churros.

Y es que la cadena de supermercados Morrisons ha comenzado a comercializar unos churros rellenos de queso. Por si fuera poco, la idea -explican desde el comercio- es untarlos en ketchup, para acabar de rematar la faena. En realidad, se habla de una salsa de tomate y pimiento pero a estas alturas ya nos conocemos todos y eso tiene pinta de ser un ketchup y bastante normalito.

Aunque la buena noticia es que esta vez no se ha recurrido al chorizo, el daño moral de esta versión salada de los tradicionales churros sigue estando ahí. Tanto que algunos no dudan en relacionar esta inovación churrera británica como una especie de venganza por la tensión de los últimos días entorno a Gibraltar y el 'brexit'.

El propio James Rhodes -convertido últimamente en uno de los mejores embajadores de Madrid y España- ha salido en defensa de los churros y pedido disculpas por la versión de sus compatriotas

Bromas aparte, lo cierto es que estos donuts poco tienen que ver con los nacionales, más allá de la forma y el nombre. La masa, por ejemplo, no está hecha con agua harina y sal como en España, sino con patata y queso. Vaya, que mucho revuelo pero estamos ante unas patatas fritas con tomate y forma de queso.

De todos modos, no hay que olvidar que los churros son relativamente conocidos en Reino Unido, auque es verdad que muchas veces aparecen relacionados con la gsatronomía mexicana o brasileña -en estos países también son muy populares- y no con la española.

Por otro lado, antes de que surja algún movimiento el defensa del churro tradiocional -con bien de aceite y su azúcar por encima- lo cierto es que muchos defienden el churro como una base neutra que puede dar juego tanto en dulce como salsado. Sin ir más lejos, desde 2018 Comaxurros en Barcelona se ha propuesto dar una vuelta de tuerca a los churros y, entre muchas versiones, ofrecen unos churros bravos con, efectivamente, una salsa brava similar a la de las patatas.