La Dirección General de Tráfico ha vuelto a poner sobre la mesa los errores más graves en la conducción dentro de su constante campaña de concienciación de la ciudadanía.

Para ello, el organismo ha optado esta vez por imágenes reales, lejos de los impactantes spots a los que acostumbra, la nueva iniciativa recoge escenas de conductores y conductoras reales pillados en acción por los radares.

Vehículos en sentido contrario, adelantos sin tiempo ni espacio o actos impensables al volante son algunas de las escenas que la DGT ha lanzado a través de su cuenta de Twitter bajo el hashtag  #LocurasEnConvencionales. ¿De verdad hay quien se lava los dientes mientras conduce? De verdad.

Así, la institución perteneciente al Ministerio del Interior demuestra que las infracciones graves no son solo cosa de la ficción, y que las causas de accidentes de tráfico pueden ser tan disparatadas como la imaginación quiera.

A cada clip le acompaña un consejo que el equipo de la DGT ha querido transmitir para evitar que se repitan situaciones de riesgo como la que mostraron las cámaras al captar a un perro suelto en el asiento delantero de un coche mientras alguien conducía el vehículo por una autopista.

"Recuerda que adelantar con seguridad exige: buena visibilidad, velocidad adecuada, espacio suficiente y ningún vehículo en contra", señala el organismo mientras muestra cómo un coche adelanta a un camión sin tener en cuenta que a escasos metros se acerca otro vehículo de frente a él.

En otra imagen se observa, sin ir más lejos, al conductor de una moto utilizando su teléfono móvil. Se trata de la principal causa de accidentes en carretera desde 2015, según indica la Fiscalía de Seguridad Vial. 

Por ello la DGT, a pesar del humor, lo deja claro: "¿Alguien le ha dicho a ese conductor que es Superman para conducir al tiempo que usa el móvil? Si surgiera un imprevisto, ni la capa le libraría de sufrir lesiones".