Multa
Agentes de policía multan a un conductor en Madrid. GTRES

El número de multas a los conductores se multiplican en verano debido, principalmente, a un mayor tránsito de vehículos, lo que provoca que se multipliquen las posibilidades de incurrir en diferentes tipos de infracciones.

Dejando aparte las multas por exceso de velocidad, cuya cuantía es muy variable pudiendo llegar a los 600 euros en las más graves e incrementarse por otros factores como conducción temeraria, existen otras cuya cuantía es también muy elevada, según informan desde TopGear. Empezando por los 6.000 euros que te puede costar (además de seis puntos) si te pillan con un inhibidor de radar instalado.

No identificar al conductor que conducía el vehículo también sale caro, hasta 1.800 euros, aunque sin pérdida de puntos. Otra de las multas más caras es la que te pueden poner si circulas en un coche sin seguro (1.500 euros). El coche sin asegurar también puede ser multado aunque esté estacionado y no circulando, aunque en este caso la cuantía se reduce a 800 euros.

Conducir bajo los efectos del alcohol no es solo una conducta irresponsable que puede poner en juego la vida de otras personas, sino que si conductor duplica la tasa de alcohol, se niega a someterse a la prueba de alcoholemia o es reincidente en un positivo, la multa puede ascender a los 1.000 euros (y seis puntos del carnét). Lo mismo ocurre con el consumo de drogas, una infracción que no solo ha igualado, sino que está superando las relacionadas con el alcohol.

Por debajo, dentro del grupo de multas que rondan los 500 euros se encuentran circular con ITV negativa, conducir sin carné o no llevar cascos en el caso de las motos.