Albóndigas
Albóndigas EMMA GARCÍA

Las albóndigas con tomate son uno de esos platos que siempre triunfan. Fáciles de hacer y acompañadas de una salsa tan sencilla como la de tomate -que le pega estupendamente- es una receta con muchas versiones y que gusta a casi todo el mundo.

Es buena idea preparar bastante cantidad de albóndigas para congelarlas antes de freírlas y tener siempre un kit de emergencia en el congelador. Además, no sólo podemos preparar albóndigas, con la misma masa, dándole forma de hamburguesa y añadiendo un rebozado, también podemos preparar unos estupendos filetes rusos que vendrían a ser algo así como primos cercanos de las albóndigas y probablemente igual de viejunos.

Cómo hacer albóndigas con salsa de tomate, paso a paso

Como siempre recordamos, es muy importante que la carne sea de buena calidad, que podamos escoger la pieza en la carnicería y que nos la piquen allí mismo. Con los tomates pasa lo mismo, producto fresco y maduro será el único secreto para una salsa perfecta.

Ingredientes

  • 400 gr. de carne picada de ternera
  • 200 gr. de carne picada de cerdo
  • 1 huevo
  • 200 gr. cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 2 rebanadas de pan remojadas en leche
  • Perejil
  • Sal y pimienta

Para la salsa de tomate

  • Medio kilo de tomates pera maduros
  • 200 gr. de cebolla
  • 2 diente de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • Sal

Preparación

  1. Ponemos a remojar el pan en leche y picamos la cebolla, los dos dientes de ajo y el perejil muy fino.
  2. Pelamos y cortamos en trozos pequeños los tomates. Pochamos una cebolla en una sartén a fuego bajo con aceite de oliva virgen extra y reservamos.
  3. En un bol grande mezclamos la carne picada con la cebolla pochada, el huevo, el perejil, un diente de ajo, la miga de pan escurrida, sal y pimienta.
  4. Dejamos reposar la mezcla unas horas en la nevera o incluso de un día para otro. Esto hará que la carne quede más jugosa y con más sabor.
  5. Pasado el tiempo de reposo, formamos bolas medianas con las manos y las enharinamos. En una sartén con aceite de oliva freímos las albóndigas durante 2-3 minutos y vamos dándoles la vuelta con cuidado de que no se peguen.
  6. Reservamos.
  7. Para la salsa de tomate, pochamos una cebolla. Cuando esté transparente añadimos un ajo picado y sofreímos un minuto más. Añadimos el tomate y las dos hojas de laurel.
  8. Sofreímos durante 10 minutos a fuego bajo, añadimos las albóndigas y las dejamos 10 minutos más, removiendo de vez en cuando. Listo para servir.