Las infecciones de transmisión sexual y el desarrollo de cáncer
Las autoridades sanitarias recomiendan el uso de preservativos para evitar contraer enfermedades de transmisión sexual. GTRES

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta de que cada día más de un millón de personas contraen una infección de transmisión sexual (ITS).

En nuestro país, las ITS aumentan sobre todo entre los jóvenes. "Las ITS en España están en discreto aumento", afirma María Jesús Rubio, oncóloga en el Hospital Reina Sofía de Córdoba y miembro de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

La especialista cuenta que el incremento en el número de personas con las que se tiene relaciones a lo largo de la vida puede estar detrás de este crecimiento, junto al empleo de anticonceptivos orales. "Se está descuidando el uso de los preservativos cuando se emplean anticonceptivos orales" sostiene.

El virus del papiloma humano

El Virus del Papiloma Humano (VPH) es una de las ITS más comunes. "El 99% de las mujeres nos contagiamos de este virus durante las primeras relaciones sexuales", cuenta Rubio.

La infección suele desaparecer en poco tiempo, pero en ocasiones persiste y si es de un tipo oncogénico lleva al desarrollo de cáncer. En ese caso, puede provocar la enfermedad en ambos sexos, como el de laringe o anal, o el de cuello de útero en las mujeres. Anualmente el VPH provoca 528.000 casos de este cáncer y 266.000 defunciones, según datos de la OMS.

Con objeto de evitar la infección, su inyección está incluida en los calendarios de vacunación de nuestro país para las niñas de entre 11 y 14 años. Actualmente, la vacuna también se recomienda en niños varones, sin embargo, para ellos no está financiada de manera pública. "Los varones son los principales transmisores del virus, por lo que se les debería incluir también en el calendario de vacunación del VPH", afirma Rubio.

Además de la vacunación antes del inicio de las relaciones sexuales, Rubio hace hincapié en la importancia del uso del preservativo y en que se realicen citologías vaginales periódicas. "A partir de los 40 años, las mujeres suelen dejar de hacerse revisiones, lo cual coincide con uno de los picos en el desarrollo de este cáncer. El cribado de cáncer de cuello de útero debería ser obligatorio y mejorar", cuenta.

La clamidia

La clamidiasis o clamidia es también una de las ITS con mayor incidencia, unos 131 millones de personas la contraen al año, según datos de la OMS.

Un estudio elaborado por el Instituto Nacional de Cáncer Britton Trabert, muestra que haber tenido clamidia podría doblar las posibilidades de que una mujer desarrolle cáncer de ovario.

No es la primera vez que se relacionan ciertas Infecciones de Transmisión Sexual con el desarrollo de cáncer. "Las mujeres que tienen infecciones en la vagina de manera recurrente tienen menos defensas, por lo que puede ser más habitual que se desarrolle cáncer. En el caso de la clamidiano se ha demostrado una relación directa con el desarrollo de cáncer, como sí ocurre en el caso del VHP", afirma la especialista.

El virus de la hepatitis B

El virus de la hepatitis B (VHB) se puede transmitir a través del contacto con la sangre o de líquidos corporales de personas infectadas (prácticas sexuales, transfusiones de sangre, uso de agujas o jeringuillas contaminadas...). El VHB causa la hepatitis B, una infección del hígado.

Cuando persiste durante más de seis meses, la infección se torna crónica. En ese caso, hay un alto riesgo de que posteriormente se sufra cáncer de hígado (carcinoma hepatocelular).

Para prevenir esta enfermedad, el Ministerio de Sanidad  informa de que existe una vacuna y recomienda las prácticas sexuales seguras.