Ramen
Ramen OISHII RAMEN

Hace ya años que el ramen se ha convertido en uno de los platos de moda. Una rica sopa de origen asiático en la que caldo, fideos y otros ingredientes servidos en un bol grande son protagonistas de la carta de cada vez más locales especializados.

Pese a su creciente popularidad -y las consabidas críticas de quienes están convencidos de que todo plato venido de fuera tiene un equivalente superior en la cocina española-, lo cierto es que hay algunas curiosidades sobre este plato que todavía son un misterio para algunos. Sí, todos sabemos que lo importante es que la base sea un buen caldo, pero hay mucho más.

Y para descubrirlo nos hemos ido a Oishii Ramen Street, que recientemente ha abierto en Barcelona un local con una decoración capaz de transportarnos a una calle de Japón.

Origen chino. Aunque lo habitual es pensar en el ramen como uno de los platos más populares y tradicionales de Japón -en realidad lo es-, lo cierto es que su origen es chino. De hecho, se cree que el nombre proviene de cómo suena en japonés la palabra china lamian que describe una sopa con fideos. De todos modos, es cierto que Japón es el país más apasionado por este plato, tanto que incluso tiene un museo dedicado al ramen.

Ramen instantáneo. Lo que sí es un invento 100% japonés y casi un motivo de orgullo nacional es el ramen instantáneo. Creado en 1958 por Momofuku Ando, sirvió para popularizar un plato que hasta entonces era considerado de lujo. Años después, en 1971, de la mano de la compañía Nissin llegaría la version en una taza de cartón a la que sólo había que añadir agua hirviendo y que pronto se extensió por todo el mundo.

Naruto. De la variada y amplia lista de ingredientes que se pueden encontrar en un ramen, hay uno que siempre suele llamar la atención: ese círculo blanco con una espiral de color en medio y que incluso tiene su propio emoticono. Se trata del naruto, un producto elaborado a base de pescado -surimi, como las gulas o las barritas de cangrejo-, y que en realidad aporta más color que sabor a la sopa.

Muy caliente y para comer rápido. Aunque por aquí no le damos mayor importancia, en Japón tienen una especie de protocolo o normas para comerlo correctamente. En realidad se trata de una comida rápida que está pensada para ser devorada en minutos, no para sentarse tranquilamente y alargar la sobremesa. Algo que cualquiera que haya viajado a Japón habrá comprobado al ver el ritmo de las barras de ramen despachando clientes y dejando espacio para el siguiente. El ramen se sirve muy caliente y se come rápidamente para que, precisamente, no se enfríe.

Sorbiendo. Otro clásico de los locales especializados en ramen de Japón es la banda sonora: decenas de personas sorbiendo su sopa de forma muy poco silenciosa. Algo que aquí posiblemente llamaría mucho la atención y no sería bien visto por los vecinos de mesa, pero que allí es parte del protocolo normal. ¿Por qué? Muy sencillo: sorber los fideos es la única forma de comer rápidamente una sopa que está ardiendo cuando se sirve.