Hace sólo unos días la noticia era que dos investigaciones anunciaban el hallazgo de una alternativa a los antibióticos. Su importancia reside en el hecho de que en los últimos años se han desarrollado las 'superbacterias', bacterias que ya son resistentes al tratamiento con antibióticos y que dificultan enormemente el tratamiento de enfermedades hasta ahora consideradas rutinarias.

La resistencia a los antibióticos está aumentando en España y EuropaEste martes se celebra el Día Europeo para el Uso Prudente de Antibióticos y la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc) advierte de que, efectivamente, las infecciones por bacterias resistentes a antibióticos de última línea –a aquellos que se consideran como la última opción disponible para el tratamiento de la infección– están aumentando en España y Europa.

La Seimc explica las claves del uso inadecuado de los antibióticos. Insiste en la necesidad de concienciar a la población sobre los "grandes riesgos" que conlleva un mal consumo de estos medicamentos al comprometer "gravemente"la eficacia del tratamiento de las infecciones producidas por bacterias resistentes.

El experto de la Seimc Jesús Oteo subraya que, según recomendaciones de la Organización Médica de la Salud (OMS) y de la UE, la lucha contra la resistencia debe ser "una prioridad nacional" para lo que considera "fundamental" la implicación tanto de los profesionales sanitarios, como de los pacientes, de las autoridades y de la población en general y apunta a la educación como "la clave".

Es necesario concienciar sobre los riesgos de un mal consumo de los antibióticosAsí, la Seimc señala que el uso correcto de los antibióticos es "imprescindible" para preservar la eficacia y agrega que estos medicamentos son los únicos cuyos efectos secundarios (la resistencia) pueden afectar a otras personas distintas a las que los han consumido.

Recuerda que sólo pueden recetarlos los médicos, además, las bacterias resistentes son "un peligro" para toda la población porque pueden provocar infecciones difíciles de tratar. Subraya que el aumento de estas bacterias a casi todos los antibióticos puede condicionar el uso de gran parte de las técnicas y procedimientos de la medicina actual.

Por último, la Seimc resalta que las infecciones producidas por las bacterias resistentes a estos medicamentos hacen que con frecuencia se produzca "un retraso en el uso de la terapia apropiada, una peor evolución y un aumento de la estancia hospitalaria".

Según la Oficina Regional de la OMS, todavía hay países europeos en los que se pueden comprar antibióticos sin necesidad de receta, entre ellos Reino Unido, Alemania o Noruega. Son en total 19 países; además de los citados estarían otros como Rusia, República Checa, Eslovaquia, Ucrania, Rumanía o Bielorrusia. Y hay incluso casos en los que se pueden adquirir legalmente a través de Internet.