El colesterol “malo” favorece la aparición y desarrollo del cáncer

  • El colesterol facilita el movimiento de las células y que éstas invadan otros tejidos.
  • En cambio, el colesterol “bueno” podría evitar la propagación celular.
  • Se trata de un estudio español contribuye al debate sobre la relación entre los niveles de colesterol y la incidencia de cáncer.
Un test para medir el colesterol en sangre.
Un test para medir el colesterol en sangre.
GTRES

Colesterol y cáncer. Son dos palabras que nos alertan de inmediato y que tienen una vinculación mayor de lo que pudiéramos pensar, porque el colesterol "malo" ayuda a propagar el cáncer y causar metástasis –el proceso por el que las células cancerígenas invaden los tejidos sanos–.

Tres equipos de investigadores del Departamento de Biología Celular de la Universidad de Barcelona y del Centro de Investigación Biomédica CELLEX, liderados por el profesor Carles Enrich, han constatado que el colesterol facilita el movimiento de las células y que éstas invadan otros tejidos. El estudio es relevante para entender mejor la metástasis en el cáncer y contribuye al debate sobre la relación entre los niveles de colesterol y la incidencia de cáncer.

Los resultados del estudio, publicado en la revista Cell Reports, muestran que la acumulación en las células de colesterol LDL (colesterol “malo”) parece clave para potenciar la movilidad celular y que, en cambio, altos niveles de colesterol HDL (el “bueno”) podrían evitar la propagación celular.

El trabajo se ha realizado a partir de experimentos con cultivos celulares de pacientes con la enfermedad de Niemann-Pick, que padecen una anomalía genética que provoca la acumulación de colesterol dentro de la célula, lo que causa distintos trastornos motores y neurológicos.

"Generalmente se entiende que el colesterol, uno de los principales lípidos de nuestro cuerpo, está en la sangre, pero poca gente se cuestiona qué hace este colesterol dentro de la célula. Ahora hemos visto que este colesterol es clave para regular otros mecanismos como el movimiento y propagación celular y, por tanto, para la metástasis”, explica Carles Enrich.

La mayoría de las células de nuestro cuerpo se adhieren a las células vecinas a través de las integrinas, unas moléculas tipo velcro situadas en la superficie celular. Los investigadores han examinado cómo se mueven las integrinas en el interior de las células y han descubierto el papel clave del colesterol.

Según Enrich, esta investigación abre nuevas oportunidades terapéuticas respecto al control de la metástasis y a la estrategia que debe seguirse en personas con cáncer que a la vez tienen problemas de colesterol. "Debe tenerse en cuenta que los fármacos recomendados para regular el colesterol pueden estar modificando la capacidad de migración de las células. Por ello es muy importante avanzar hacia la personalización de los tratamientos", advierte Enrich.

Para estos investigadores, el reto ahora es entender por qué el colesterol se queda inmovilizado en el interior de la célula.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento