Botox para el hombre
Un hombre, recibiendo una inyección de botox. GTRES

La demanda de soluciones estéticas crece, y no solo entre las mujeres Cada vez más hombres acuden a un centro de estética demandando tratamiento, especialmente para ocasiones especiales... como casarse.

Lo asegura el especialista de la Clínica Londres de Sevilla, el doctor Antonio Muñoz, que concreta que el número de hombres que acuden a las clínicas de salud estética antes de contraer matrimonio "ha aumentado en un 30% en los últimos años".

Los hombres son más reticentes a confesar que siguen un tratamiento¿Qué buscan los hombres que acuden a un centro de estética? Básicamente les preocupa el sobrepeso. Los tratamientos más empleados son los enfocados a la pérdida de peso. En su opinión del doctor Muñoz, el paciente que afronta una boda "suele aprovechar esta ocasión en los meses anteriores para perder esos kilos que no se ha quitado años atrás".

Pero no solo asusta el principio de obesidad. El cuidado corporal que requieren también se está orientando últimamente a la fotodepilación. La demanda de este tratamiento suele incrementarse si el lugar de destino se caracteriza por el turismo de sol y playa.
 
También reclaman tratamientos como el peeling químico, para mejorar la calidad de la piel y dar mayor luminosidad al rostro. Otro cuidado facial muy demandado es el botox inyectado en la zona del entrecejo.

Piel más gruesa, mayores arrugas

A juicio del especialista, la piel "es más gruesa en hombres que en mujeres, por lo que las arrugas son más importantes. Es perfecto en pacientes que gesticulen mucho", sentencia.

El coste de los tratamientos puede ir desde los 60 hasta los 2.000 eurosOtros tratamientos menores que también demandan los hombres españoles son la depilación en zonas como el entrecejo, el pabellón auricular o el apéndice nasal. Otra es el empleo del botox para tratar la epidosis, el problema "visible" que crea un exceso de sudoración.

Los tratamientos tienen unos costes muy variables, de los 60 o 100 euros del clásico peeling a los 2.000 euros de un relleno facial completo.

Los hombres pagan pero, como explica el doctor Muñoz, son discretos: son "más reticentes" a la hora de confesar que se están sometiendo a un tratamiento estético.